Visite su nuevo sitio web: www.virgendeconsolacion.com

17/10/21

JE Colombo corta a ley una oreja en semifinal de la Copa Chenel

Ovacionado el ímpetu de Colombo ante el corto viaje del segundo de Prieto de la Cal. Foto: cultoro

** Fernando Adrián cuaja al bravo cuarto de Zacarías Moreno, 
** Jesús Enrique Colombo pasea una oreja del quinto y 
** Jorge Isiegas resulta ovacionado en una tarde en la que los de Prieto de la Cal lidiados fueron deslucidos.


tomado de cultoro: por: Ángel Estévez / Fotos: Pablo Ramos
Cultoro / sábado 16 octubre, 2021


Fernando Adrián saca testosterona con un bravo toro de Zacarías Moreno.



Tenía lugar, en la tarde de este sábado, la primera semifinal de la Copa Chenel en la plaza de toros de la localidad madrileña de Valdemorillo. Se lidiaba un encierro con los hierros de Zacarías Moreno y Prieto de la Cal ante los que hacían el paseíllo Fernando AdriánJesús Enrique Colombo y Jorge Isiegas.

Firmeza de Fernando Adrián con el primero bis de Zacarías, al que pincha

Bonito el primero de Prieto de la Cal, de pelo negro, se partió el cuerno por la cepa nada más rematar en el burladero. Se corrió turno y salió al ruedo el que estaba previsto como sobrero, número 63, con el hierro de Zacarías Moreno. Más bastito el de Zacarías recibido por faroles por Fernando Adrián, seguidas de afanosas verónicas. Apretó en varas el toro, pero se fue en cuanto vio cerca un capote. Bien tercio de Antonio Molina y Diego Valladar, que saludaron, con la excelente lidia de Jesús Aguado. Comenzó por estatuarios el torero madrileño, muy ajustados, su faena a este primero bis. Tuvo nobleza el toro, aunque se desentendía al final de cada muletazo, en la firme y poderosa muleta de Fernando Adrián. Por el izquierdo, el toro tenía más problemas, metiéndose por dentro y tirando gañafones, llegando incluso a dar un susto al matador, cuando estuvo a punto de echarselo a los lomos. Se puso peor el toro por el pitón derecho, orientándose y desarrollando sentido. Firme el torero de Torres de la Alameda, que terminó su faena con unas ajustadas manoletinas. Pinchazo hondo, media tendida y cuatro descabellos, pero se echó el toro. Palmas para el toro y palmas para el torero.


Serio y de buenas hechuras fue el albahío de Prieto de la Cal que hizo segundo, que fue parado con oficio por Jesús Enrique Colombo. Lo lució en el caballo de Israel de Pedro, que no apretó al blando toro de la divisa onubense. Banderilleó el matador venezolano con voluntad de agradar, habiéndose herido con el arpón de la banderilla en el primer par. No acusó el leve incidente, clavando con facultades pero con poco ajuste. Brindó al respetable e inició con templanza su faena Colombo, flojo toro de Prieto de la Cal, que se le coló en el primer muletazo por el lado derecho. De inmediato se la echó a la zurda, pero el toro perdió el equilibrio al primer muletazo. Cuidó la corta embestida del toro, pero la sosería del de la Cal no daba importancia al trasteo del venezolano. Volvió al pitón derecho tratando de remontar el ambiente enrarecido por el juego del animal, pero no hubo forma, ya que el toro se vino a abajo definitivamente. Mató de estocada tendida. Silencio para el toro y saludos para Colombo.

El tercero de Zacarías Moreno, un pozo seco: ovación a la voluntad de Isiegas y pitos para el animal

Con templadas verónicas recibió Jorge Isiegas al tercero, un castaño de Zacarías Moreno que pareció algo descoordinado en sus movimientos. Recibió un puyazo, sin apretar, antes de pasar a banderillas, que se dilató por la falta de fijeza del toro. Jesús Montes y Jesús Arruga fueron eficaces ante el díscolo comportamiento del de Zacarías. Brindó a sus paisanos maños Isiegas antes de meter en cintura, por abajo, al toro, que buscó tablas en el segundo natural. No quería salir de la segunda raya el animal y se entretuvo el torero aragonés en tratar de torearlos al hilo de las tablas. Se puso imposible el toro, aculado en tablas, y se esfumaron las ilusiones de Jorge Isiegas ante un pozo totalmente seco. Mató de una gran estocada, ejemplo de «volapié» perfecto. Pitos para el toro y Ovación con saludos para Jorge Isiegas.

Fernando Adrián cuaja al «Acomplejado» cuarto, un toro bravo de Zacarías Moreno

Astifino y bien hecho el cuarto del festejo, con el hierro de Zacarías Moreno, que embistió con movilidad de salida. Genuflexas verónicas de Fernando Adrián, rematadas por una torera y bella media. Midió Jesús Vicente al toro en varas, fue banderilleado con lucimiento por Jesús Aguado y Diego Valladar que saludaron. De rodillas en los medios, pase cambiado incluido, comenzó su labor Fernando Adrián. Alegría y codicia tenía el toro y lo aprovechó el madrileño para ligar buenas tandas de derechazos, de mano baja, sometimiento y temple. Con el mismo ímpetu embistió el toro por el izquierdo, y también lo toreó por ese lado Adrián. Bravo el toro y gran faena de Fernando Adrián, con naturales ajustados, pasándoselo por la barriga, cargando la suerte y echando la pata pa’lante. El toro no se cansaba de embestir y Adrián pareció disfrutar del buen ejemplar de Zacarías, al que se le pidió el indulto con mucha fuerza. Derechazos, bernardinas, naturales para buscar el indulto del toro, que no fue concedido. Estoconazo de Fernando Adrián al gran toro de Zacarías Moreno, «Acomplejado» de nombre y herrado con el número 17, que fue premiado con una merecida vuelta al ruedo, y dos orejas con fuerte petición de rabo para Fernando Adrián, con bronca generalizada al presidente.

Oreja del buen quinto para Colombo

Bastito el quinto de Zacarías Moreno, pero de buenas hechuras y con nobleza, fue saludado a la verónica por Jesús Enrique Colombo. Romaneó en el tercio de varas para después dejarse pegar en un cuidado puyazo. Quitó alternando tafalleras y gaoneras el torero venezolano. Banderilleó con más voluntad que lucimiento en banderillas. De rodillas en los medios en redondo, comenzó su faena Jesús Enrique, al toro de Zacarías, que tenía un excelente tranco desde el primer capotazo tras su paso por el caballo. Hacía el avión en su embestida el toro por ambos pitones, y Colombo le dio distancia y tiempo, toreándolo con mando y templanza, tirando mucho de él. Algo amontonado en la cercanía, lo entendió perfectamente en la media distancia, ejecutando largos y templados pases por ambos lados. Finalizó por luquesinas Colombo, que lo mató de un estoconazo. Oreja con fuerte petición de la segunda y fuerte ovación al buen toro de Zacarías Moreno.

Ovacionado Isiegas con el probón sexto

Más terciado el jabonero de Prieto de la Cal que hizo sexto, echaba las manos por delante en el capote de Jorge Isiegas, que lo paró con lances templados. Embistió con celo aunque sin apretar en el caballo de Chano Briceño, dónde se dejó pegar en un único puyazo. Con facilidad parearon Víctor Hugo Saugar y Jesús Arruga. Blandeó el vaqueño onubense en los primeros compases de faena, embistiendo sin celo y con medio viaje a la muleta del torero maño. Rebañando y quedándose cada vez más corto el toro, fue muleteado con ganas por Isiegas, que trató de alargar las embestidas con voluntad y ganas, pero el toro se puso probón y cada vez más orientado, mirando al torero por encima del estaquillador. Habilidosa estocada contraria, que hizo guardia, pero se atascó con el descabello. Pitos para el de Prieto de la Cal y ovación para el torero aragonés, Jorge Isiegas.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Valdemorillo, Madrid. Primera Semifinal de la Copa Chenel. Corrida de toros. Media entrada.

Toros de Zacarías Moreno -el primero como bis, tras partirse un pitón el titular de Prieto de la Cal, y el cuarto de vuelta al ruedo- y Prieto de la Cal.

Fernando Adrián, palmas y dos orejas.

Jesús Enrique Colombo, ovación y oreja.

Jorge Isiegas, ovación y ovación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores