Visite su nuevo sitio web: www.virgendeconsolacion.com

7/9/21

Ha muerto Pedrés, el torero de la espectacularidad pasiva

Pedro Martínez Pedres, se inició como aficionado práctico y llegó a ser figura por su aprendizaje en el camino de las capeas.  Foto: blog elvitoalostoros

*** Pedro Martínez “Pedrés” fue un torero que se hizo en las capeas y festejos taurinos menores, a los que concurría cuando era dependiente de un negocio de telas en Albacete.


por Víctor José López EL VITO

Nota del director: Pedrés actuó la tarde  del 13-12-1964, que originó el verso: 
”- Trece de suerte torera, domingo para Pedrés. Por gracia pinturera, Faraco y El Cordobés”, donde el triunfador fue Faraco


Hoy ha fallecido. Pedrés ha muerto a los 89 años de edad. Fue un buen torero, una figura del toreo que, a los 31 años de edad, debutó en Caracas con sello de figura. Fue en 1963. 

“Pedrés” vino a Caracas cuando la fiesta era capitaneada por grandes figuras como Paco Camino, Diego  Puerta, Manuel Benítez “El Cordobés” y  el mandón en el escalafón universal era nuestro César Girón.

Desde muy joven Pedrés se aficionó a los toros, y siendo su familia una familia de labradores las cosas del campo le atrajeron desde niño. Como aficionado soñaba con poder tener algún día una ganadería de toros de lidia.  Su presentación en Caracas fue el 17 de noviembre, ocurrió en el Nuevo Circo en la Corrida de La Cruz Roja. 

Fue la misma tarde de la presentación en Venezuela de Manuel Benítez “El Cordobés”. 

En esa oportunidad, me recuerda Julio Stuyck . Pedrés vino representado por Ignacio Sánchez Mejías, su apoderado. Se lidiaron toros mexicanos de Santín y el  tercer nombre del cartel en la presentación del  albaceteño era el venezolano Alfredo Chiquito Sánchez que, para muchos, era la esperanza del toreo nacional. Fue Chiquito Sánchez un torero que como novillero se destacó en Las Ventas de Madrid, con una muy favorable promoción de la prensa española.

Pedrés,  aquella tarde,  no estuvo afortunado. En sus dos toros escuchó fuertes broncas. Fue tal vez víctima del desencanto de un público que esperaba milagros por parte de El Cordobés, que también recibió los aguijonazos de la mansedumbre de los toros de Santín. 

Regresó Pedro Martínez al Nuevo Circo gracias a su brillante temporada por ruedos de España y de México, donde confirmó su alternativa. Su regreso fue en enero de 1964. Lo hizo con su amigo César Girón y con el sevillano Diego Puerta que horadaba junto a Paco Camino el camino de la dictadura sevillana en el toreo.  

Los toros fueron de El Rocío, también mexicanos y de mucho cartel en Venezuela. 


Sevilla cayó de bruces ante su tremendismo

Aquel día la fortuna le favoreció y Pedrés logró un triunfo muy sonoro pues le cortó las dos orejas a su primer toro mientras que Girón era castigado con abucheos y Puerta se limitó a una oreja.

Además de Caracas, Pedro Martínez se presentó en la Maestranza de Maracay,lo hizo con Pepe Cáceres y de nuevo Alfredo Chiquito Sánchez que se las toreaba todas. Los toros de El Rocío,entonces, eran la ganadería más solicitada por públicos y toreros en Venezuela. Lamentablemente Pedrés fue herido de por el primero de su lote y Cáceres se vio en la obligación de matar tres toros en sustitución del albaceteño. El paso de Pedrés por Venezuela fue breve, una tarde en el 63 y cuatro en 1964, 

Tomó la alternativa un 12 de octubre de 1952, en Valencia, de la mano de Miguel Báez Litri, maestro muy influyente en el estilo de Pedrés.Miguel Báez le dio la alternativa con toros de Sánchez Cobaleda. Confirmó el doctorado en Madrid el 12 de mayo de 1953 de manos de Juan Posada y de Emilio Ortuño “Jumillano”, un torero muy apreciado por la afición de Venezuela.

Nestor Luján, destacado historiador de la fiesta de los toros encuadra a Pedrés en la línea  de los toreros patéticos y espectaculares: “Serio, adusto y melancólico”. Para Francisco Aguado fue un torero que tuvo el secreto de la espectacularidad pasiva, del entregarse, con una congoja contenida y digna, a la embestida del toro.



Admirado y respetado por los tremendistas como Litri y el propio Manuel Benítez El Cordobés


Pedro Martínez “Pedrés” tuvo el gusto en su expresión de Miguel Báez “Litri” que fundamentó su expresión en la línea tremendista. Impactaba con su pedresina. 

Su carrera tuvo tres capítulos, el   de la influencia de Miguel Báez “Litri” hasta 1955; su reaparición en 1963 en una línea menos correosa en época de  Paco Camino y Manuel Benítez El Cordobés; y una tercera etapa, como ganadero de reses bravas en su ganadería con sangre de Aldeanueva en Salamanca.

También fue empresario, de las plazas de Valencia y Albacete, su tierra, y propietario de la plaza de Ciudad Rodrigo donde instituyó el muy famoso y productivo Bolsín de Ciudad Rodrígo, donde los aprendices entran en competencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores