Visite su nuevo sitio web: www.virgendeconsolacion.com

14/6/21

Festival de solidaridad con siete orejas y buen encierro de Alcurrucén

Los toreros del festival taurino benéfico antes del paseíllo en Toledo. Foto: Mario Gómez - abc


** Buena respuesta al festival taurino en beneficio de Cáritas celebrado en la plaza Toledo

tomado de: diario abc - por: Mario Gómez

Frío y abanto resultó el cuajado primero. Destacó en banderillas Víctor Cañas y en la muleta Eugenio comenzó pasándolo por alto. Animal de buen son que pedía media altura y el morlaco supo dárselo. Maestro de los entretiempos, Eugenio de Mora supo aprovechar el potable pitón izquierdo en una faena que fue a más. Se quiso rajar y lo mantuvo el espada hasta un torerísimo final que abrochó con una gran estocada. Tardó en echarse pero lo descabelló de forma certera y paseó dos orejas.

Quiso torear Esaú Fernández despacio al segundo de salida. Un animal que venía humillado y se desplazaba con alegría. Con esa misma alegría que se arrancó al caballo y la misma humillación que mostró en el templado quite de Esaú a la verónica. Brindó la faena al mayoral de la ganadería y correspondió al brindis con entrega plena. Le dio distancia en los comienzos y supo arrimarse en el final. Entre medias mostró un magnífico juego de manos y una exquisita capacidad y frescura de mente. Subió los decibelios del tendido por el lado izquierdo y en el cierre de rodillas donde pareció decir "aquí estoy yo". Rodó de forma espectacular el burel y el público clamó por el doble trofeo para el camero que atraviesa un momento de dulce. Palmas al toro y ovación al torero, que finalmente solo paseó un apéndice por el pinchazo previo a la estocada.

Abanto también resultó el tercero. Buen saludo el de Fortes al bonito castaño de la familia Lozano, que tenía buen embroque y embestidas con humillación y entrega. Inició toreramente genuflexo para llegar a los medios donde exigió a su oponente que le entregó un ramillete de buenas embestidas por el lado derecho y se atropelló más por el izquierdo. Volvió al lado derecho por donde las embestidas eran más largas y profundas. Cuando el animal se agarró al piso se vio un Fortes seguro en las cercanías como acostumbra que cerró la faena con manoletinas de perfil y un pase cambiado, antes de la espada se llevase cualquier atisbo de triunfo.

Como si no fuera un festival benéfico salió Cristian Escribano al cuarto. Simplemente se fijó que estaba en Toledo y se fue a esperarlo a la puerta de toriles y tras librar con una gran larga cambiada, lo saludó variado en el tercio para abrochar lo con una torerísima larga cordobesa. Comenzó hierático en el tercio para salirse a los medios donde instrumentó una gran faena basada en el mando y la mano baja por el derecho y la suavidad y trazo largo por el izquierdo. Sobresalieron los inconmensurables pases de pecho barriendo prácticamente hasta la penca del rabo. Temple y cintura para llevar lejos las embestidas del noble pero sin entrega colorado, y que a pesar de resultar volteado no amilanó al toledano, que dejó algún muletazo más de exquisito gusto. Lástima que la espada no fue justa rúbrica de lo acontecido hasta el momento.

Colombo recibió al quinto con gusto. Mostró el venezolano la facilidad que posee con el capote y le imprimió encaje a la verónica. Gustoso fue el galleo por chicuelinas para ponerlo al caballo y muy vistosas las chicuelinas y tafalleras con las que realizó el quite que abrochó con una brionesa. Solvente, como acostumbra en banderillas, convirtió el tercio en un auténtico espectáculo y la plaza se levantó para jalear las facultades del de San Cristóbal. Comenzó la faena de rodillas toreando en circulares derechazos tras brindar al presidente de la Diputación de Toledo. Ya en los medios tiró de mando y trazo largo para calar en los tendidos con un toreo lineal y bullidor. Extraordinario esfuerzo el que exigió a "Martinete" que a la postre fue el mejor del encierro por condición y duración. Abrochó con bernadinas con las que igualó para matar y quiso sorprender al tirarse sin muleta, a pesar de pinchar, enterró el acero a la segunda, y tras un certero golpe de descabello, paseó dos apéndices

Estrella Magán lidió un bonito animal al que trató de saludar con lucimiento y que se rajó en banderillas. Fue en los bajos del 4 y mirando de reojo a toriles donde el animal dio lo poco que tenía. Con el público capitalino muy a su favor, Magán logró meritorios muletazos de uno en uno. El animal no regaló nada y la novillera intentó rascar todo lo que tenía. Fue tras sacarlo a los medios donde dejó una meritoria tanda. Voluntad y arrojo incluso al hilo de tablas. Se puso complicado para matar, a pesar de lo cual dejó una efectiva estocada, que le valió una oreja.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores