Visite su nuevo sitio web: www.virgendeconsolacion.com

29/4/21

Las Incongruencias taurinas municipales de Mérida

Mural Cincuentenario plaza de toros "Román Eduardo Sandia" de Mérida  pintado por el artista  Luis Meza. Foto.  Blogs deltoroalinfinito
.

Por.  Freddy Ramírez "Garapuyo"

En estos días de confinamiento domiciliario  debido al virus chino, con más de 400  días de cuarentena, gran  parte del tiempo se ha empleado para desempolvar libros, algunos han sido devorados des principio a fin; en  otros, se leyó lo resaltante del índice; la prioridad de lecturas  se ha ido por las revistas  como El Ruedo, Venezuela Taurina, Aplausos, 6toros6, el libro anual  “A los toros” que  edita la Comisión Taurina de Mérida, visitar portales, videos o ver películas.  

También hemos entrado en bibliotecas esculcando textos; y por supuesto, la música de los toros en la biblioteca Digital Hispánica  -en la que pueden  entrar sin mayores sobresaltos- visitando  www.venezueladeferia.blosgpot.com/  sitios de interés: escuche + de 900 pasodobles

En ese particular recorrido también ha quedado tiempo para leer ordenanzas, leyes, reglamentos; vale señalar  en lo general,  el  Alcalde nombra los diferentes miembros de las Comisiones Taurinas; en otras, estos  son nombrados por  concejales y como la fiesta de los toros es la actividad, evento, espectáculo de masas  más  democrático  del mundo, en el Municipio Tovar, la autoridad taurina era elegida de acuerdo con sus conocimientos y afición  en una votación muy singular.

Por supuesto que en estas lides de reglamentar y redactar  ordenanzas los “escribanos” y “jurisconsultos”,  sin  consultar a nadie, compilan y ordenan textos de otros sitios  en títulos y capítulos, agregando, o mejor creando  artículos que por su forma incongruente, no van con la debida democracia que se estila para redactar una ordenanza  taurina y  más aun  cuando  le enjaretan  reformas. 

Es el caso de la ordenanza taurina del Municipio Libertador de la ciudad de  Mérida, donde por gracia  aparece el artículo 5 el cual esta enmarcado en el  título II  sobre las autoridades taurinas, capítulo que habla de las  disposiciones generales, donde el ciudadano Alcalde nombra delegados que lo asesoren y a la vez colaboren con la autoridad taurina  en el cumplimiento de sus funciones.

Estos “delegados” según reza el articulo de la ordenanza taurina de Mérida que aparece  oficialmente  en  Gaceta  municipal extraordinaria No 05,  año III de 2016,  va  desde uno  a varios;  todo un concierto a la burocracia y al desconocimiento en materia taurina de aquellos señores que gastaron tiempo redactando la norma taurina que rige en Mérida 

Entendiendo el sentido del mencionando artículo, decimos que este “quinto”  es como aquellos  toros malos,  sosos  con peligro, con visos de haber sido toreado, el cual embiste al bulto; conocemos y damos fe, que todos o casi todos los miembros de la Comisión Taurina Municipal del Libertador de la ciudad de Mérida son señores egresados de la ilustre Universidad de los Andes, doctos, probos estudiosos  del mundo del toro y   de un  hacendoso  recorrido en la actividad.

Es justicia  disculpar al ciudadano Alcalde, quien amparado por lo que reza la ordenanza Municipal Taurina nombra los tales delegados; -guardando las  distancia en el tiempo 2016-  asemejan o son como aquellos ahora en boga protectores de Estados y Universidades, entonces vale acotar:  “la culpa no es del ciego, sino de quien le da el garrote” 

En cuestión,  el  artículo 5  llama a la reflexión  y da pie a la suspicacia, ya que al crearse el delegado(s) en el seno de la autoridad taurina,  aquella figura estaría  poniendo en duda  la   autonomía, la  confianza y lealtad de la Comisión Taurina nombrada por el ciudadano  Alcalde.

En esta nueva normalidad donde el  “bicho”  maligno del covid-19  ha torcido el andar  venezolano de mal a peor, Mérida no escapa a esta calamidad, pues en lo taurino ha surgido un ser con poder, todo majestad, que por favores, fue encriptado en dos planos muy taurinos de la ciudad,  que a decir  de sus compañeros, tanto en un espacio como en el otro, el enjuto personaje en su accionar se inclina más a interferir y complicar, que construir enlaces de buena voluntad por el cual fue nombrado. 

Muchos quisiéramos ver a este ser decorativo, con ínfulas de rey, empleando sus influencias políticas ambidiestras en favor de la Plaza Román Eduardo Sandia, para hacer alianzas y conseguir recursos  para  curar heridas por el  tiempo (grietas) en los tendidos altos de sol que conlleva  a las muchas filtraciones que sufre nuestra querida plaza de toros de Mérida y a la vez buscar mejoras salariales para  los trabajadores, obreros y empleados donde el susodicho de marras es figura.

En el otro espacio  el personaje de marras  debería, como dice el reglamento taurino, defender, difundir y engrandecer los festejos taurinos que forman parte de la cultura, idiosincrasia, tradición y gentilicio del pueblo merideño y no cansar, complicar, perjudicar como lo ha venido haciendo con sus actitudes  amenazantes poco o nada de un  taurino. 

Como si fuera poco, para  completar “la capea”  el artículo 8 de la ordenanza municipal  merideña es muy claro en su extenso contenido: prohíbe ser parte de la autoridad taurina emeritense a arrendatarios y administradores de plazas; artículo que también prohíbe que sean miembros de la de la Comisión Taurina Municipal, a delegados, empresarios taurinos, organizador de espectáculos taurinos, matadores de toros y novillos, apoderados, mozos de espada, ganaderos,  periodista, cronista, comentarista, escuelas taurinas, asociaciones y peñas taurinas;  de esta manera, el “delegado” está en un lado u el otro o se dedica a lo que siempre bien sabe hacer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores