Visite su nuevo sitio web: www.virgendeconsolacion.com

4/1/21

Hugo Domingo Molina Colmenares: In Memoriam

Foto archivo: Condecoración, de manos del Gobernador de Mérida: Ramón Guevara. foto: Carlos Hernández. 

*** Don Hugo, nos ha dejado una gran herencia, en la cual somos sus benefactores. 

por: Rafael Escalona Márquez

Transcurrían los primeros minutos del primero de enero de 2021, cuando tuve la oportunidad de conversar vía celular con Hugo Alberto Molina, uno de los hijos más preclaros del Gran Hombre: Hugo Domingo Molina. Le llamamos junto a mi esposa Gioconda Salas de Escalona, con la finalidad de saber sobre la salud de Don Hugo. Huguito nos manifestó que su Señor Padre aún convalecía y que se tenía la fe puesta en Dios de que su Padre salía de esta situación.

Luego el día 2 de enero nos enteramos del fallecimiento de uno de los hombres más importantes que dieron el más grande desarrollo a la Fiesta de los Toros en Venezuela.

Para quienes amamos la Fiesta más hermosa del mundo, que es las Corridas de Toros, es muy difícil hablar sobre un hombre que ha dejado semejante legado. Giocondita mi Mujer, me dijo el día que supimos de su fallecimiento, que tenía que escribirle unas palabras a tan insigne ciudadano. Más porque Don Hugo Domingo Molina Colmenares fue uno de los protagonistas de excepción, cuando nos tocó librar la Defensa de las Corridas de Toros en Venezuela, en una cruenta lucha que libramos en la Asamblea Nacional venezolana.

Lo que plasmaré en este párrafo, lo extraje de la página “En Familia” del Diario Vanguardia. “El diccionario de la RAE define herencia en sus diferentes acepciones: Conjunto de bienes, derechos y obligaciones que, al morir una persona, son transmisibles a sus herederos o a sus legatarios, Rasgo o rasgos morales, científicos, ideológicos, etcétera, que, habiendo caracterizado a alguien, continúan advirtiéndose en sus descendientes o continuadores; y, conjunto de caracteres anatómicos y fisiológicos que los seres vivos heredan de sus progenitores”.

Describo tal significado, para decir sin ambages de ninguna naturaleza, lo que fue; es y será, el legado que nos deja Don Hugo Domingo Molina Colmenares, tanto en sus actuaciones personales; como dentro de la Fiesta de los Toros en Venezuela. 

Don Hugo fue un hombre que indudablemente la historia lo justifica, ya que su paso terrenal lo caracterizó por ser un personaje altamente influyente, pues, gracias a su carisma personal, inteligencia, sabiduría, dotes políticos y una extraordinaria humildad, supo utilizar su poder de tal manera, que de forma indubitable tuvo un impacto histórico decisivo en el entorno social venezolano por donde transitó.

Es así, que sin desmerecer la gran cantidad de taurinos venezolanos que se nos han adelantado al reino celestial y que al igual que Don Hugo, también se jugaron la vida, cada tarde en el ruedo taurino de nuestra existencia. Hoy le escribo estas palabras tan sentidas.

Importante es, comenzar por resaltar que el mejor regalo que un padre puede dejar a sus hijos, es inculcarles principios éticos de moral, justicia y equidad; además de valores como el respeto, la honestidad, la lealtad, el trabajo y la responsabilidad entre muchos otros. Don Hugo, nos ha dejado una gran herencia, en la cual, una mayoría de los venezolanos, somos sus benefactores. La rectitud y la honradez que siempre le caracterizó, no es solo orgullo para su familia directa, lo es también para innumerables venezolanos, colombianos, peruanos, mexicanos, españoles, franceses, portugueses y de muchas otras partes del mundo. Es decir que, indudablemente, Don Hugo Domingo Molina Colmenares también fue un Hombre Universal.

Nacer y cultivar valores, es una tarea ardua; esa no es una materia que uno estudia y la aprueba en la escuela, en bachillerato o en una universidad, no; ello es un aprendizaje continuo, que asimilamos lo positivo de la sociedad en que vivimos; y además, de todos esos valores humanos que entregó a sus semejantes.  El gran Don Hugo Domingo Molina también trascendió cuando nos inculcó con el ejemplo y con sus hechos,  respeto por los animales y el medio ambiente; al ser uno de los precursores de la cría del toro de lidia en nuestro país; y a quien le debemos la iniciativa de la construcción y desarrollo de la Fiesta de los Toros en Venezuela.

Hoy cuando en la paz, sosiego y tranquilad de mi hogar, escribo estás significativas palabras, vienen a mi mente innumerables hechos vividos junto a Don Hugo Domingo Molina.  Recuerdo con afecto las llamadas telefónicas y las numerosas conversaciones cuando me preguntaba cómo iba la lucha que libraba en Defensa de la Fiesta de los Toros.  Recuerdo con sentimiento profundo, la mano tendida de Don Hugo y su despedida de siempre: “Ya lo sabe doctor Escalona, cuente con este humilde servidor”.

Fuimos de Don Hugo sus benefactores; hoy me siento profundamente orgulloso de haber sido su Amigo como él lo fue de mi persona y de mi familia. 

Al recordar su legado, solo me queda unirme junto a mi esposa Gioconda y mis dos hijos Rafael José y Ana María, a ese sentimiento colectivo de afecto, respeto y orgullo, que inspiraba tan insigne hombre. 

Honor a quien honor merece.

Rafael Escalona Márquez
Taurino venezolano por convicción y pasión

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores