Visite su nuevo sitio web: www.virgendeconsolacion.com

15/12/20

El difícil momento de la ganadería brava

Ser ganadero de bravo en estos tiempos es un reto, una forma de vida. Oleo: El Encierro - Walter Zuloaga.


por: Víctor Ramírez "Vitico"
Uno de los sectores más afectados por la tremenda crisis que ha generado la pandemia de coronavirus es el de la ganadería brava, pues el dramático descenso de festejos en todos los países taurinos ha llevado a muchas  al borde de la desaparición. 

Las cifras son alarmantes, y esta vez sí va en serio. En España se calcula que solo se ha lidiado el 1% de lo previsto en las camadas de este año 2020, incluso algunos hierros muy importantes, de  gran abolengo han debido enviar  muchos de sus animales al matadero, México también ha visto muy mermada su actividad taurina, con la consecuente disminución de la salida de machos a lidiar, situación que se refleja en todos los demás países.

Sin duda alguna, Venezuela acusa más que ninguno el tema; ya de por sí las temporadas van en un descenso abismal, cada vez hay menos festejos, ahora con este "puntillazo", el panorama luce más complicado. Ser ganadero de bravo en estos tiempos es un reto, una forma de vida. No hay ingresos por venta de astados para festejos y los gastos aumentan todos los días. Ciertamente,  es casi imposible; pero ahí siguen luchando día a día por preservar al maravilloso toro de lidia.

Cerradas varias de las plazas más importantes, con pocos festejos en provincia y una economía muy golpeada, la tauromaquia en Venezuela debe rehacerse, surgir de sus cenizas y tratar de volver al esplendor de antaño. No es nada fácil, pero cualquier esfuerzo es poco si de rescatar la fiesta de los toros se trata.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores