Visite su nuevo sitio web: www.virgendeconsolacion.com
Colabore hoy al contacto: 0424 757 2995

3/11/20

Ganaderos de lidia los más afectados por la pandemia

La crisis puede racionalizar la crianza del toro bravo con un rasero de aguante inimaginado por la sobrevivencia.  Foto: El toro "Granada", No. 16 de "San Antonio" indultado por Octavio Chacón. 


por: Jesús Ramírez "El Tato"

Uno de los sectores Taurinos más afectados por la pandemia china, es el del ganado bravo. Una  actividad que venía cuesta abajo por altos costos de producción, alimentación y mantenimiento; y que ha sobrevivido por coyunturas económicas favorables de los señores ganaderos que se refugian entre la dignidad y la resignación.

Es escasa la maniobra operativa con una actividad económica, de nula rentabilidad; allí, entre vacas y toros, bravura y mansedumbre, impera aún el romanticismo, algunas veces heredado con rebosante de afición y vocación ganadera.

En las Porqueras de La Grita astados de "Rancho Grande".

En nuestro país la cría de reses de lidia, ese tesoro genético que habita el campo bravo, ha tomado la doble vertiente del romanticismo y la vanidad, movidos por un instinto sentimental de afición, esfuerzo y sacrificio.

En este sentido, con una crisis muy fuerte y sin antecedentes, que suspende ferias importantes y corridas en pueblos, que dejan en el campo centenares de toros y vacas comiendo todos los días, requiriendo medicinas y atenciones, la crisis puede racionalizar la crianza del toro bravo con un rasero de aguante inimaginado por la sobrevivencia.

Y cuando la nueva normalidad aparezca, Dios quiera sea muy pronto, con un espectáculo de difícil acomodo, cercado además por políticas populistas que buscan su aniquilación, tendremos que recordar la cruel década española de la posguerra, cuando el campo bravo quedó diezmado, y con toros muy justos de todo, las figuras de entonces dieron brillo al espectáculo que al final se vio signado por la tragedia de Linares.

Hace un par de años un conocido organizador de corridas, ante el incremento de costos ganaderos y generales y escasa ayuda de ayuntamientos nos dijo: “…aquí habrá que bajar la santamaría unos dos años y poner los pies en la tierra. Trajes colgados, toros en el campo y plazas cerradas.” Premonitorio el hombre, tal vez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores