Visite su nuevo sitio web: www.virgendeconsolacion.com

3/2/20

Fiss 2020: Oreja a Castañeda y Dufau en final de feria

Dos toreros tachirenses: Castañeda (der) y Colombo, brindaron un momento de euforia en banderillas. Foto: Comana


Jesús Enrique Colombo se llevó en el sorteo, el lote menos propicio para el triunfo. Foto: Comana

por: Jesús Ramírez ·"El Tato"

La tercera y última corrida de la Feria de San Sebastián terminó con saldo de dos orejas en la lidia de ocho toros: siete de "Laguna Blanca “ y uno de "Rancho Grande", tras el regalo de dos toros por parte del francés Dufau y el local Jesús Enrique Colombo.

Los del hierro yaracuyano ofrecieron muy poco, toros descastados, rajados y parados aunque sin malas intenciones; eso sí, una corrida pareja, bien hecha, digna de las exigencias de una plaza de primera, y con dos que ofrecieron mejores opciones lidiados en segundo y quinto lugar.

El nieto de Don Hugo Domingo Molina recibe el brindis del cuarto de la tarde del torero francés. Foto: Comana

Tomás Dufau con el que abrió plaza se mostró empeñoso en los medios hasta que se rajó el astado y no permitió un pase más. Con el otro igualmente insistente hasta oír la música en aislados derechazos y en redondos sin reposo despachando al segundo viaje.

Regaló un sobrero de "Rancho Grande" de buen recorrido con el cual el galo se volvió un ocho sin entenderlo, en labor vulgarmente efectista que por su torpeza le valió dos serias volteretas. Buscando un indulto, dejó pasar el tiempo para oír dos avisos y cuando atinó el espadazo y el toro rodó, recibió una oreja exhibida ya con luz artificial.

Fabio Castañeda estuvo acertado y decidido con las banderillas; estuvo en su sitio en su primero. Labor muleteril iniciada con pases por alto hasta comenzar a hilvanar los derechazos y de pecho que le valieron para la música. Serie de naturales de buen trazo hasta que el toro se refugió en tablas. Mató de gran estocada siendo aplaudido.


Con el quinto, compartió banderillas con JE Colombo siendo ambos aplaudidos. A pesar de la poca transmisión del toro, el joven espada andino pudo centrarse con la muleta en tandas con la diestra, luego los molinetes para finiquitar de gran espadazo y recibir una oreja.

Jesús Enrique Colombo se llevó en el sorteo el lote menos propicio para el triunfo. Con tal género solo pudo destacar en banderillas y en aislados muletazos ya que ambos astados se fueron prontamente a las tablas. Anduvo como siempre: certero con la espada.

Regaló un sobrero, octavo de la tarde-noche, perteneciente al hierro titular; era el toro sobrero y el que tenía más kilos, 480, ya comprendemos por qué quedó elegido de sobrero. Lamentablemente, no mejoro la tónica del encierro, aunque se movió un poco más a pesar de los kilos. De dos viajes remató labor con el último toro de la feria, abandonando los toreros la plaza con las fuertes sombras de la noche de fin de feria.

Una Fiss en su edición 56 que quedó en alza, gracias al esfuerzo de los empresarios Carlos Dávila y Miguel Murillo, con una afición que dijo presente para dar vigencia a la Feria Gigante de América y a la fiesta brava.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores