Visite su nuevo sitio web: www.virgendeconsolacion.com

16/12/19

Carteles y Toreros: No luce favorable la repartición de las pocas oportunidades

Carteles de San Cristóbal y Mérida, anuncian a Jesús Enrique Colombo en 7 de los 9 carteles; de los 19 puestos restantes solamente 5 para matadores criollos mientras 14 para diestros extranjeros. foto: caballosytoros.com

por: Eduardo Soto Alvarez.

A nadie puede extrañar que la afición esté entusiasmada con Jesús Enrique Colombo, no solo por la coyuntura taurina del país, sino porque el dominio, valor, arte y carisma del joven diestro, llegan de inmediato a los tendidos y hubiese podido destacar en cualquier época.

No obstante, es poco aconsejable apostar demasiado a una sola carta, pues podría incidir en detrimento de nuestra Fiesta Brava en su conjunto, de otros integrantes de la baraja taurina nacional, sin que necesariamente redunde, en definitiva, en mayor lustre para el protagonista.

La inquietud que pretendo transmitir, se transparenta en lo acontecido en las ferias de Tovar y en lo que se anuncia en San Cristóbal y Mérida, en donde Jesús Enrique figura en 7 de los 9 carteles.

Sin duda, es reconocimiento a sus méritos, pero lo que no cuadra y es ajeno a su voluntad, es que de los 19 puestos restantes (pues hay un mano a mano), solamente 5 hayan sido para otros matadores criollos y 14 para diestros de fuera (2 con presentación doble); por lo que el número de matadores extranjeros, duplica al de venezolanos; además, no están todos lo que son, ni son todos lo que están.

Esta situación, inobjetable desde el punto de vista reglamentario (pues todavía no existe normativa al respecto), no deja de ser preocupante y forma parte de una problemática más amplia, con múltiples aristas, agudizadas por el nefasto accionar del actual régimen.

Cualquiera hubiese podido pensar que, desde el ángulo crematístico, era preferible contratar diestros locales; desde el punto de vista artístico, no está asegurado nunca nada; y desde la óptica de la Fiesta Brava nacional, esta repartición de las pocas oportunidades no luce favorable.

No se trata de restar méritos a quienes se han atrevido a organizar festejos en condiciones tan adversas (incluyendo la falta de toros), arriesgan su propio peculio y cada uno confecciona los carteles para su plaza conforme a su mejor criterio empresarial, sin coordinación alguna entre sí, a todo lo cual tienen perfecto derecho.

A nadie se le puede pedir que monte espectáculos para perder; sin embargo, los matadores extranjeros, al menos lo que pueden presentarse en el país, no son garantía en la taquilla (hay ejemplos recientes), entonces, con el mismo envite y similares posibilidades de lucro, se podrían utilizar más diestros nacionales, facilitando un reverdecer de nuestra tauromaquia, que aspira, como es normal, a mayor equidad al adjudicarse las escasas posibilidades existente.

Seguramente, nadie ha buscado de manera deliberada el resultado poco alentador, para la torería nacional en general, que arroja la sumatoria de contrataciones en nuestras tres principales ferias.

Ningún estamento taurino tiene el monopolio de la culpa, pero tampoco ninguno está totalmente exento de responsabilidades, por la capa tan caída que caracteriza ahora nuestra Fiesta Brava; así que todos debemos aprestarnos a participar de consuno en buscar la solución.

Estás líneas no tienen ánimo polémico y ojalá sirvan para motivar reflexiones y acciones positivas sobre la temática, pues las reacciones emocionales no ayudan y, en el mejor de los casos, le sirven solo a quienes las emiten.

La idea es ayudar a preservar la tauromaquia nacional, más allá de los ejercicios esporádicos, en estos tiempos tan aciagos, que ya duran demasiado, pero son favorables para quienes adversan la Fiesta Brava.

Hago propicia la ocasión, para desearles Salud y Felicidad. Que Dios reparta suerte para todos.

Eduardo Soto Alvarez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores