1/1/19

Tovar: Gran éxito del “Santanazo” taurino

En familia Johan Santana, recibió a sus invitados en El Coliseo El Llano. Foto: FRamírez

** El festejo se realizó con novillos de la ganadería Rancho Grande

por: Freddy Ramírez

El Pasado jueves 27 de diciembre, como de costumbre, Johan Santana y familia, efectuó en El Coliseo El Llano de Tovar el tradicional encuentro con los alumnos de la Academia taurina “Rafael Orellana” e invitados.

Las fiesta empezó desde el mismo día del anuncio, previo a la cita, alumnos, maestro y directivos se reunían en la sede de la Academia, para ajustar algunos detalles, como acondicionar el ruedo, aceitar puertas colocándole cuerdas, cabuyas, limpiar corrales y demás sitios.

A medida que se acercaba la hora, entre los chicos el nervio era notorio, alguno tomaba los trastos moviéndolos de un lado al otro, en otro sitio otros echaban cuentos, de la misma forma el matador de toros Rafael Orellana hacia sus ejercicios habituales.

Franklin Santana,

Llegado el día, el propio hermano de Johan, El Dr. Franklin Santana, muy de mañana, salía con su equipo de trabajo rumbo Bailadores arriba, en procura de llegar temprano a las Porqueras, allí en el sitio donde pastan los machos de la ganadería Rancho Grande, le esperaba el ganadero Hugo Alberto Molina.

Con un frio que engarrotaba los sentidos, novillos de distinto tamaño y edad se juntaban en la corraleta adjunta al embarque, los más creciditos y bien comidos tapaban a los de menos edad, ya vista las reses proceden al apartado y embarque, de pronto una voz, rasga el silencio paramero, “Aquel no!, está muy grande!... “tranquilos que ese es para el matador Orellana-. Estos dos erales, -indicaba el ganadero- uno es para Johan, que ha entrenado, que lo compartirá con los alumnos y este otro tocado del pitón derecho también lo vamos a llevar.

El ganadero libreta en mano indica: Franklyn, “este negro que va para Rafael Orellana es hermano de un toro que Talavante indultó en Mérida y de familia directa (puro) de otro que Orellana indultó en Tovar, veremos cómo sale, por las notas será de fiesta”

En los corrales.

A eso de las cinco de la tarde del día jueves los novillos arriban al Coliseo, la expectativa está a flor de piel, los novilleros, diestros en aquellos menesteres toman las previsiones del caso, “El Plata”, toma una puerta, Alejandro Burguera va a otra, Gabriel Vivas se va a los toriles, el maestro Nerio Ramírez, el ganadero Hugo Alberto, al igual que Rafael Orellana y Franklyn Santana y otros alumnos, ayudan, eficazmente y en absoluto silencio realizaron el oficio de entorilar (acción de encerrar la res en su habitáculos); para después en la tarde o noche darle puerta para que salte al ruedo.

El “santanazo”

Aquella tarde se diluyó en hacer arreglos a los corotos, trastos de torear, pegar botones a los trajes cortos, remendar y zurcir alguna muleta, otros limpian capotes, a las seis y media de la tarde los muchachos empiezan a calzar sus trajes cortos, alguno que ha comido los manjares de navidad en demasía, le cuesta un poco cerrar el corto, Rafael Orellana hace lo propio, el traje le ha queda un tanto ancho, los ejercicios rigurosos de preparación le han hecho perder peso.

A las 7 y 30 de la noche, enterados por RCN Radio, del fiasco de los toros de Juan B Caicedo en la Feria de Cali, se daba inicio el “santanazo” taurino en El Coliseo El Llano. -ahora Jesús Rondón Nucete.

En el tercio de matadores el anfitrión Johan Santana se reunía con todos los muchachos de la Academia Taurina, “pónganse de acuerdo, yo de esto conozco muy poco, yo les admiro y todos los que estamos acá también, todos ellos pegados de la barrera no somos capaces de hacer lo que ustedes realizan, nos falta eso que llaman valor, póngale ganas, todo es aprendizaje y práctica, yo salí de Quebrada Arriba y hoy estoy acá con ustedes compartiendo…yo como pelotero, le puse muchas ganas, trabajo… y si hay alguien que les ayude mucho mejor, aprovechen las oportunidades y procuren siempre ser los mejores en todo”

El mediano va por delante, el menos en el medio y cerrará el más hechecito.

Ya describir y contar todo lo bueno que aconteció aquella noche del jueves 27 diciembre en las arenas del Coliseo, sería larguísimo; en resumen, todos han brillado con luz propia.

Rafael Orellana y novilleros.

Vi a un Rafael Orellana en su mejor momento de su vida torera, con su hijo Arturo, talento y afición a raudales, queriendo seguir sus pasos; vi a un Reimer Arellano “El Plata”, muy centrado, largos y hondos sus derechazos; vi a un Gabriel Vivas con mucha actitud y Alí Alejandro Burguera resaltó por su disposición, maneras y oficio.

Por primera vez.

Entre los que empiezan, que se ponían por primera vez ante una res, sobresalió el joven Andrés Bustamante, las veces que fue a la cara lo hizo con mucha actitud, pasándose el novillo muy cerca de su cuerpo, quisiera contarles con detalles el talento artístico que vi en todos los niños, mis disculpas por no haber anotado sus nombres.

Uno que conozco de Mérida que brilló fue el niño Iker David López (Hijo del matador de toros Manolo López) con tres derechazos donde el novillo le paso a milímetros de su cuerpo, sin inmutarse quietecito solo movió su mano derecha para conducir con su muleta a la res que le rebasaba en altura.

Johan Santana

Por supuesto que Johan Santana también se puso por delante con el segundo de la noche, parándole con el capote para después lancear a la verónica, con la muleta estuvo variado tanto con la derecha como la izquierda.

En cuanto a los novillos, estos fueron de ensueño, el hermano directo de los indultados por Talavante y Orellana en Mérida y Tovar, fue de auténtica fiesta, muy fijo en los engaños, con movilidad, motor, de ocho cilindros, nunca se cansó de embestir bueno, claro y largo…

Que viva la fiesta del toro…!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores

Feria de Tovar - del 05 al 08 de Septiembre