11/2/18

Puerta Grande para Valencia y Francisco Javier

César Valencia (der) indulta el quinto de la tarde y sale por la puerta grande. Foto: Federico Montes

** Después de 32 años, se cumple la hazaña de su tío: Bernardo Valencia

** Rejoneador Francisco Javier Rodríguez corta dos orejas

por: Jorge Cepeda

Luego de cumplirse en un día pero, hace 32 años de haberse concedido el Primer Indulto en la plaza de toros Román Eduardo Sandia de Mérida por parte de su tío Bernardo Valencia, al toro “Gavioto” de Trapío, su sobrino César Valencia repite la historia con el indulto al quinto toro de la tarde de nombre “Quintero” con el número 165 y con un peso de 462 kilos de Rancho Grande, para salir por la puerta grande junto con el rejoneador venezolano Francisco Javier Rodríguez que cortó dos orejas en una gran actuación con el primer toro de la tarde este domingo 11 en la tercera corrida de la Feria del Sol 2018.

Pedrito de Portugal que se silenció su labor en ambos con aviso y Jesús Enrique Colombo que oyó palmas y silencio.

Se lidió un bonito encierro de la familia Molina Colmenares: Rancho Grande y El Prado parejos de presentación que dieron diferente comportamiento durante la lidia. Hubo tres cuarto de entrada larga y buen ambiente con la presencia de muchos niños que entraron gratis para disfrutar de esta bonita tarde de toros.

Francisco Javier

El rejoneador venezolano estuvo a la altura de su compromiso esta tarde. Con un toro que era complicado pero que poco a poco lo fue sometiendo y enseñándolo a embestir; logró dejar dos rejones de castigo y banderillas en todo lo alto, destacando un par a dos manos y una corta y el del abanico, con certeza el rejón de muerte quedó arriba y el toro se desplomó sin puntillas para que le dieran dos orejas.

Pedrito de Portugal

No tuvo suerte el cumpleañero –hoy arribó a 43 años de vida- en su lote en la tarde de hoy en esta plaza que lo ha visto triunfar.

Con su primero fue poco lo que logró; toro que se fue a tablas desde el comienzo de faena y solo se limitó a prepararlo para su muerte. Para oír tibias palmas.
Con su segundo su labor se vio sin mayor lucimiento ya que el astado no le dejó hacerle una faena que tuviera continuidad y solo muletazos sueltos. Oyó un aviso.

César Valencia

Fue el torero de la tarde; su carisma y entrega hizo que el público se le rindiera en ambos toros. Con el primero estuvo bien tanto de capa y banderillas donde dejó pares en todo lo alto. Con muleta fue consintiendo al toro tachirense y le fue cuajando una bonita faena sobre ambos lados, para despacharlo de estocada que cayó mal al haber resbalado en la cara del ejemplar y salirse de la suerte por lo que le negaron una oreja que tenía bien merecida.

Con el quinto, un ejemplar jabonero que estuvo nuevamente con las banderillas espectacular, sobre todo con la ejecución del par de la silla que lo hacía siempre su tío Bernardo Valencia. Con la muleta el toro se fue arriba y aprovechó el buen torero nacional para ligar excelentes tandas con la mano derecha y superiores con la izquierda para ligar una faena larga que hizo despertar al público y solicitar el indulto.

Entre broncas la comisión taurina esperó hasta último momento a ver si se enfriaba la petición y luego de dar un aviso sacó el pañuelo anaranjado para otorgarlo y así recibir las dos orejas simbólicas de “Quintero” que paseó por el albero merideño.

Jesús Enrique Colombo

El tachirense que debutaba en esta plaza tampoco tuvo en su primero un toro que le dejara estar en su toreo vistoso y de altos kilates; bueno con los tres pares de banderillas.
Con muleta el toro se quería rajar, pero a fuerza de voluntad y de dominio, logró robarle algunos muletazos al hilo de tablas.

Con el último de la corrida no fue una pera en dulce y lo lidió para despacharlo pronto y ver esfumados sus deseos de continuar con la racha triunfal que traía de Medellín y San Cristóbal.


FICHA DE LA CORRIDA:

Domingo 11 de Febrero 2018



Plaza de toros “Román Eduardo Sandía”. Mérida. Venezuela

Tres cuartos de entrada. Tarde fresca y ráfagas de viento

Toros de Rancho Grande y del Prado, de buena presencia y juego desigual.

Rejoneador Francisco Javier Rodríguez: Dos orejas.

Pedrito de Portugal: Silencio y silencio tras aviso.

César Valencia: Vuelta al ruedo y dos orejas simbólicas tras aviso.

Jesús Enrique Colombo: Palmas y silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores