13/2/18

Jesús Enrique Colombo revienta la Feria del Sol 2018


Arrollador se mostró Jesús Enrique Colombo en una tarde redonda en la que el joven torero triunfó con rotundidad. Foto: Triunfal vuelta al ruedo luego del indulto a Don Diego.

*** Dignas y toreras actuaciones de César Vanegas y Daniel Luque

por: Víctor Ramírez “Vitico”

La cuarta corrida de la feria del Sol en Mérida tuvo como gran protagonista a Jesús Enrique Colombo, que reventó la feria con una actuación redonda que le valió para salir a hombros. Sus compañeros César Vanegas y Daniel Luque se mostraron profesionales y entregados ante un encierro de juego interesante de la ganadería Los Ramírez.

La actuación de César Vanegas, seria y profesional, confirma el buen oficio del que hace gala el ya veterano torero de Seboruco que cumplió 16 años de alternativa este mes, años que se le notan en la forma de resolver los problemas que le plantean los toros. Al primero de la tarde, lo lanceó bien a la verónica, banderilleando con más voluntad que acierto. Vanegas estuvo serio y correcto ante un astado noble y soso, al que ligó buenos muletazos, con el mérito añadido de domeñar un viento incluso huracanado, que le molestó demasiado. Un pinchazo hondo arriba fue suficiente para escuchar palmas. Lo del cuarto de la tarde fue interesante. Un colorado fuerte y complicado puso a prueba la raza de César, que tras mostrarse animoso con capote y banderillas (saliendo achuchado) se mostró entregado y valiente con la muleta. Oficio y técnica exhibió el tachirense, siempre firme, bien colocado, con el engaño muy por delante y a la altura correcta para citar y tocar. Varios muletazos fueron buenos de verdad, luchando con los tornillazos del toro, que áspero y bronco no bajó la guardia. Media exacta dio paso a la concesión de una merecida oreja.

Pundonor, raza y torería exhibió Daniel Luque, muy profesional en una tarde en la que demostró a partes iguales valor y técnica, porque solo así se entiende que haya sacado partido de su lote, par de toros de juego dispar, uno noblón y soso, otro áspero y violento. Al primero, le toreó con gusto y temple, en varias series de muletazos buenos, con el torero gustándose y relajado. Luchando contra el viento, Luque se sobrepuso a las adversidades, cuajó lentos y suaves pases, con esa clase que atesora el de Gerena. Pinchazo y entera caída para saludar en el tercio una sincera ovación. Lo del quinto fue de otro tenor, pues con un astado bronco, áspero y violento, Luque lanzó la moneda, se puso en el sitio y a base de sobar y llevar con técnica, consiguió encelar al enemigo (nunca mejor dicho) para robarle ligadas series de pases llenos de valor y raza. Luque literalmente se montó encima del toro, le dejó el engaño en la cara, tocó con firmeza y nunca permitió que el astado le desbordara. El español dictó catedra de como cuajar, torear y triunfar con un burel que quería quitarle la cabeza. Fue una pelea gallarda que ganó sobrado Luque, que cortó una oreja de ley tras una estocada que tardó en hacer efecto.

Arrollador se mostró Jesús Enrique Colombo en una tarde redonda en la que el joven torero triunfó con rotundidad. Al chico y vareado tercero lo recibió a la verónica de rodillas, luciéndose en un quite por saltilleras. Se metió al público en el bolsillo en un ceñido y espectacular tercio de banderillas, destacando un par de dentro afuera y otro al violín. Colombo cuajó una faena alegre, variada en la que, en algunas series muy cortas, intercaló buenos muletazos, algunos más largos que otros, destacando en los estupendos pases de pecho de remate. La labor de Colombo se vino arriba en unas asfixiantes bernadinas, para cobrar una superior estocada entrando derecho como una vela, de la que salió el toro rodado sin puntilla. Ese espadazo, impresionante fue sin duda el salvoconducto para la segunda oreja.

Verónicas vibrantes de Colombo al sexto al que banderilleó con emoción y entrega. Embalado, el joven diestro de Táriba elaboró un trasteo variado, alegre y ceñido. Varias series de muletazos fueron emotivas, con el torero muy entregado, acompañado por un público que siguió con pasión la labor. Entre lo bueno, la ligazón y emotividad del trasteo, entre lo que se puede mejorar, la cortedad de las series y de algunos muletazos, que cortos y profesionales, carecen de profundidad. Pero todo esto queda en un segundo plano ante la entrega y verdad de un Colombo que proyecta alegría y frescura, lo cual el público capta de inmediato. Indultado el toro, el diestro paseó dos orejas simbólicas y salió a hombros en olor de multitud.

FICHA DE LA CORRIDA

Plaza de toros de Mérida.

Lunes 12 de febrero.

Más de tres cuartos de entrada en tarde fría.

Toros de Los Ramírez, desiguales de presentación y juego. Destacó el bravo y encastado sexto, “Don Diego”, número 297, castaño claro, que fue indultado. Nobles y sosos primero y segundo. Encastado el tercero, complicado el cuarto, áspero, bronco y violento el quinto.

Pesos: 436, 430, 440, 460, 433 y 445 kilos.

César Vanegas, de negro y oro: Palmas y oreja.

Daniel Luque, de berenjena y oro: Saludos tras leve petición y oreja.

Jesús Enrique Colombo, de grana y oro: Dos orejas y dos orejas simbólicas. Salió a hombros.

Destacó la dirección de lidia de César Vanegas. En las cuadrillas un gran puyazo de Gregorio Prieto al primero, buen quite de peligro de Eliecer Paredes a Mauro David Pereira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores