7/11/17

Joselito López en el recuerdo del mes de noviembre

Joselito López torero de gran clase. Foto:

** Dos fechas muy cercanas marcaron el destino de un gran matador de toros de pasmosa personalidad, Joselito López.

** Legó su arte a su hijo Ronald, quien hoy es un gran Aficionado Práctico venezolano

por: Jesús Ramírez "El Tato"


El 7 de noviembre de 1965 tomaba la alternativa en Caracas y el 8 de noviembre de 2008 fallecía en Maracay, ambas fechas las recordamos en tributo a un gran torero que con serenidad y aplomo dejo huella entre los buenos aficionados.

En el Nuevo Circo de Caracas recibía el doctorado ese 7 del penúltimo mes del año, en una corrida parchada con toros mexicanos de Peñuelas, Reyes Huerta y Guayabita. La cesión de trastos de manos de César Girón con el testimonio de Manuel Cano "El Pireo" ante el toro "Barquero" número 195 de 474 kilos con el hierro azteca de Peñuelas.

Venia el espada de meritorias actuaciones en Colombia, México y España, inclusive con el debut en Las Ventas, dos meses antes.

Con el abrazo de César, comenzó el camino de este artístico espada de lento torear de capa y clase muleteril de dominio y perfección. Las grandes ferias le negaban su inclusión, hasta que en la feria de San Sebastián inmortalizó al toro "Vanidoso" de "Bellavista", cuya faena de ensueño que recuerdan aún los aficionados, quedó catapultada con un azulejo en la plaza monumental de Pueblo Nuevo.

Joselito López se perdió del panorama cuando quiso sin mendigar oportunidades, alternando algunas actuaciones con su oficio de piloto de pequeños aviones de fumigación y cuando siguieron escaseando las tardes de triunfo, se convirtió en maestro de lujo de la escuela de toreros de Valencia.

Envuelto en las frías nubes de fin de año, en el amanecer del 8 de noviembre de 2008 se marchó al infinito Joselito López, en silencio sin que muchos lo supieran, tal vez como reflejo de su personalidad que no fue comprendida plenamente, como su torero de autentica personalidad artística que se desvaneció entre la abulia criolla.


Dos fechas que nos recuerdan a un gran torero que legó su torería en su hijo Ronald, aficionado práctico de empaque que recorre nuestras plazas dejando el mensaje del arte heredado. Foto archivo: Nikolas Babin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores