20/9/17

El arte de la tauromaquia

En la medida que la Tauromaquia fortalezca su compromiso con la estética y promueva la exaltación del espíritu, perdurará a través del tiempo, pues el arte tiene propensión a eternidad. Foto: slidesharecdn.com

por: Eduardo Soto


El arte es un concepto en constante evolución, pero podríamos decir que es una manifestación propia del ser humano, que persigue expresar sus emociones y transmitirlas con un creciente componente estético, en la medida en que vaya desarrollando su intelecto y afinando su sensibilidad.

Desde los albores de la andadura del hombre sobre la tierra, la Tauromaquia ha estado presente, como lo evidencian pinturas rupestres de hace veinte mil años; al evolucionar la humanidad se inicia la transición en torno al toro, para pasar del carácter utilitario y mítico al sentido artístico, proceso siempre inconcluso pues la imaginación no tiene límites, pero que ya constituye componente esencial del toreo de nuestros días.

La Fiesta Brava siempre ha sido fuente de inspiración para todo un conjunto de manifestaciones artísticas, pero ahora también ha llegado a ser arte en sí misma. Esta esencia de la Tauromaquia, logra transformar el valor en expresión estética, rodeada de peligro, tragedia y muerte. Octavio Paz, el mexicano Premio Nobel de Literatura 1990, definía el toreo como poesía en movimiento, en la que el peligro alcanza la dignidad de la forma y la forma la veracidad de la muerte.

En la Edad de Oro del Toreo, la creciente importancia asignada a la capacidad del toro para humillar, permitió buscar ritmo en la embestida, lo que a su vez hizo posible prolongar el muletazo; de la sucesión armónica de este accionar surge la cadencia y entonces mágicamente aflora la música callada del toreo, apelativo fruto de la inspiración de José Bergamín.

Ciertamente, habría mucho que decir sobre la tauromaquia, pero en la medida que fortalezca su compromiso con la estética y promueva la exaltación del espíritu, perdurará a través del tiempo, pues el arte tiene propensión a eternidad.

Eduardo Soto, A.T.T.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores