13/9/17

Colombo prosigue su enrazada marcha triunfal

Ajustadísima bernadina al cuarto de Colombo, que se erigió en el triunfador de la tarde con tres orejas Foto: VIZCAÍNO - elmundo.es

tomado de: elmundo.es - por: ZABALA DE LA SERNA 13 sep. 2017 21:05

FERIA DE LA VIRGEN DE LOS LLANOSTRES OREJAS Y CORNADA ENVAINADA



El novillero venezolano corta tres orejas con el mejor lote del sexteto de Fernando Peña, pero no sale a hombros al resultar herido con una cornada envainada en la pierna derecha; Diego Carretero también suma un trofeo.

La alternativa de Jesús Enrique Colombo protagonizará uno de los dos carteles coherentes y fuertes de la Feria del Pilar. ¡Ay, el Pilar! La paternidad de la feria más rara de la temporada se la atribuye Simón Casas y la explica su gerente y portavoz, Nacho Lloret. Pero ni Casas parece el padre de la criatura -salvo que aspire a echar por tierra la siembra que levantó la plaza en las dos últimas temporadas- ni Lloret convence a nadie en la narrativa del relato del ADN. Como si no se notaran los rasgos mexicanos de la FIT, todavía sus socios en la capital maña, en el engendro.

Colombo siguió en su presentación y despedida de Albacete con su exitosa campaña. Un corpulento y amable novillo de temple superior y fabulosa calidad fue el colaborador idóneo. O no tanto: semejante yacimiento de clase es un arma de doble filo. La promesa de Venezuela disfrutó a la verónica, cuando ya el utrero de Fernando Peña humilló con ese son que mantendría toda la lidia. Un quite por chicuelinas y caleserinas desembocó en una cadenciosa larga. El poder del venezolano en banderillas contrastaba con el tranco rítmico del galope. La faena transcurrió con el oficio aprendido y por fuerita. La embestida delicatessen pedía mayor reunión. Al natural parecía dormirse. La seguridad de la espada aferró la oreja. Y casi otra por voluntad popular. Divertido se llamó el utrero soñado que gozó Colombo.

En las antípodas de Divertido se movió un cuarto fino, astifino y despegado del suelo. Sin embargo, descolgó con encastada codicia. Repetía como si nunca terminase de salirse de los vuelos. Colombo ligaba, y tragaba, con apuros para vaciar la embestida. Momentos de barullo, un desarme, el novillo cada vez más corto en su viaje... El joven americano arriesgó todo en el cierre por bernadinas cambiadas de inverosímil ajuste. Voló por los aires en una estremecedora y violenta cogida. En el suelo, los pitones le afeitaron el pómulo. Sonado y recompuesto volvió a intentar (y tentar) la suerte. Un clamor arropó su apuesta de raza y testosterona. La emotividad del final y un contundente espadazo le auparon con las dos orejas. Culminada la vuelta al ruedo, pasó a la enfermería con algo más que el quebranto de huesos. Una cornada envainada con "hematoma subcutáneo, rotura de fascia muscular y desgarro de la musculatura peronea" en la pierna derecha. La leve intervención y su traslado a la clínica impidieron su salida a hombros.
Encajado derechazo de Carretero ante el burraco segundo, al que cortó una oreja EFE

Remontó Diego Carretero un par de volteretones de similares trazas. El novillo se le venció del mismo modo cuando quitaba por Chicuelo. Como un atropello las dos veces; las dos por el izquierdo. Cierta brusquedad escondían sus sueltas carnes. A golpe de riñón embestía el tardo burraco. Sin continuidad ni regalar nada. Carretero le consintió. Y arriesgó por el pitón incierto, que a la vez es la mejor mano del torero. De notable trazo los naturales. Como los pases de pecho. Completó su valerosa solvencia con el acero para hacerse con un meritorio trofeo.

Con muchas complicaciones atacaba el quinto. Arrollaba, soltaba la cara, se defendía... Diego Carretero derrochó valerosa serenidad para esperarlo en la búsqueda de un lucimiento imposible.

No decía mucho el soso carácter manejable del tercero. Tampoco Marcos. No le acompaña el sentido de la colocación. Ni su cigüeña figura. El último se paró a plomo. Sin caso ni causa, el chaval careció de acierto con el estoque.

FERNANDO PEÑA | Colombo, Diego Carretero y Marcos

Plaza de Albacete. Miércoles, 13 de septiembre de 2017. Sexta de feria. Media entrada. Novillos de Fernando Peña, bien presentados, más fuertes en su segunda parte; de extraordinaria calidad el 1º; encastado el 4º; brusco el 2º; complicado el 5º; soso el 3º; parado el 6º.

Jesús Enrique Colombo, azul marino y oro. Estocada pasada (oreja y petición). En el cuarto, estocada pasada y descabello. Aviso (dos orejas).

Diego Carretero, de grana y oro. Estocada delantera (oreja). En el quinto, media estocada y dos descabellos (saludos).

Marcos, de verde botella y oro. Estocada atravesada (saludos). En el sexto, tres pinchazos y estocada (silencio).


COLOMBO, CORNADA ENVAINADA

Tras la lidia del cuarto novillo, Colombo fue atendido en la enfermería de la plaza de una "cornada envainada" con "hematoma subcutáneo, rotura de fascia muscular y desgarro de la musculatura peronea" en la pierna derecha. Fue trasladado a la clínica Santa Cristina con pronóstico leve, según reza el parte médico firmado por el Dr. González Masegosa, cirujano jefe de la Plaza de Albacete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores