23/8/17

Oceanía y Tauromaquia

Este año en el Festival de Sídney, triunfó una película sobre los misterios del toro - FOTO: BLOG VUELTA AL RUEDO Andrés Vázquez, con 80 años, sacado en hombros por los toreros Juan Mora y Javier Conde, tras cortarle el rabo a un novillo de Victorino. - elcomercio.pe

por: Eduardo Soto

Oceanía es el continente más pequeño, menos poblado y más desconocido del planeta, está conformado por millares de islas esparcidas en el vasto Pacífico, tiene 14 estados soberanos, 14 dependencias, cuarenta millones de habitantes, centenares de idiomas y también pudiéramos agregar que es el más ajeno a la Fiesta Brava.

Sin embargo, como ahora ninguna región del mundo es inmune a las consecuencias socioculturales de la comunicación, característica que un distinguido científico canadiense describió como la aldea global, también en aquellas remotas latitudes es posible encontrar uno que otro indicio de afición a los toros, especialmente en Australia, el país más grande y desarrollado del continente.

Pues bien, este año en el Festival de Sídney, triunfó una película sobre los misterios del toro, que tiene el sugestivo título de Sobrenatural; se trata de un largo metraje protagonizado por el octogenario diestro zamorano Andrés Vásquez, quien salió de su retiro para encarnar un viejo torero que se apresta a lidiar su propia muerte.

Hace ya algunos años, el matador y los Victorinos, conformaron una atrayente combinación que ayudó a encumbrar tanto a la ganadería como al de Villalpando, quien en sus Memorias relata las experiencias en una profesión, en la que confiesa haber acumulado gloria, dinero y cornadas, que es todo lo que aspira un torero.

A Vásquez le gusta ser polémico y, en declaraciones a la prensa, señaló que Jose Tomás tenía escaso valor, pues lidiaba poco y sufría mucho en la cara del toro, que no era nunca de Miura o Victorinos; cuando ensayó como comentarista en la pantalla chica, se armó tremenda bronca, pues, al transmitir una corrida, mientras su compañero alababa las virtudes del burel, Don Andrés insistía en que estaba afeitado y hasta allí llegó su carrera televisiva. Veremos hasta dónde llega ahora, cuando ha iniciado con buen pie, si bien a edad provecta, su andadura en la pantalla grande.

Otra indicación proveniente de Oceanía, es la compra, por un ganadero radicado en Australia, de embriones de los Coquilla de Manolo Cifuentes, lo que podría significar que no se extinguiese totalmente una de las ramas de Santa Coloma, pues el propietario había anunciado que sus reses irían al matadero.

El encaste Coquilla fue creado con reses del famoso Conde, adquiridas en 1916, por el ganadero salmantino Francisco Sánchez, quien cosechó muchos éxitos en los años veinte y primera mitad de los treinta; pero en 1935, la ganadería se vendió fraccionada en cinco lotes, que fueron desapareciendo, excepto el que compró Justo Sánchez Tabernero, descendiente de Paco Coquilla, como también se conocía al creador del encaste. Por cierto, como dato curioso, de allí proviene la ganadería de San Diego, que lidia su primera novillada con picadores en 1950 en Santander, con un cartel que incluía el hoy ganadero Jerónimo Pimentel y al recordado Tesoro de Charallave, Joselito Torres.

Un tercer elemento gira en torno al ya mencionado José Tomás, pues cuando reapareció en la plaza de Jerez de Frontera en 2016, fue tal la repercusión mundial que se compraron boletos hasta desde Australia, pero esto constituye simplemente un hecho inusual, causado por la particular fascinación que ha venido ejerciendo el famoso diestro de Galapagar.

Como habrán observado, los resultados encontrados son sin duda muy magros, pero, en todo caso, completan la trilogía dedicada a buscar algún rastro taurino en los continentes en los que se conoce poco y se practica menos el Arte de Cúchares.

De los tres, el que ofrece mayores perspectivas para el negocio taurino es el continente asiático, por su población y la creciente bonanza; ojalá que los esfuerzos de adaptación a un mercado potencialmente tan importante, desde el punto de vista crematístico, no impliquen alteraciones mayores en la tradicional liturgia de la tauromaquia.

Eduardo Soto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores