24/7/17

Colombo ‘pide’,a gritos, el toro

Ovaciòn y oreja en su actuaciòn en Santander. Foto: mundotoro.com

* Santander: Segunda de la Feria de Santiago

* Vea el Video resumen de la segunda de la Feria de Santiago

tomado de: mundotoro.com - por: Ismael del Prado - 24/07/2017 20:52

Se desveló el pasado fin de semana la fecha de su alternativa, pero Jesús Enrique Colombo lleva ya semanas pidiendo a gritos el toro. Está hecho. Más cuajado, sin duda, que los utreros que lidia. Y lo ve muy fácil. Sobrado. Casi tanto que cuesta, en ocasiones, darle importancia. El novillero venezolano, que venía de cortar sendas orejas en Madrid en otras tantas tardes post isidrada y triunfar con fuerza en Pamplona, volvió a dar un toque de atención en Santander. Suyo fue el único trofeo que se paseó en un festejo, en el que quedó de manifiesto el buen sentido del temple y la suavidad con las telas de Pablo Mora. Menés, fiel a su variedad con el percal, pudo pasear otra del segundo de una novillada desigual en tipos y juego de Zacarías Moreno -con un excelente tercero por encima del resto-, pero estuvo errático toda la tarde con la tizona.

Ese cuarto, colorado, acapachado y cornidelantero de lomo recto, pasó sin pena ni gloria por los primeros tercios. Aunque tuvo la movilidad necesaria para que Colombo destacara de nuevo con los palos. Muy fácil, tanto al cuarteo como de dentro a fuera. Ya en el último tercio, el sudamericano volvió a mostrarse como un novillero rodado. Hecho y listo para esa alternativa de Zaragoza. Le buscó las vueltas al animal y logró tandas bien ligadas en las que mostró su técnica. Sobrado con el novillo, manejable, supo sacar partido por ambos pitones. Se perfiló y enterró una estocada en la yema. Contundente final. Se pidió el trofeo con fuerza y cayó la primera oreja.

Acapachado, bajo y de lomo recto, rompió plaza un ‘Diablillo‘ que tuvo movilidad y transmisión, pero no duración. No le sobraba motor al de Zacarías Moreno. Le sirvió a Jesús Enrique Colombo para mostrar su repertorio de capote tanto en el saludo a pies juntos que terminó por chicuelinas en los medios. Repitió este lance tanto en el galleo para ponerlo en suerte como en el quite que, tras un desarme, remató con una media a compás abierto. También en banderillas, vistoso y fácil, el venezolano. El mejor, el último par, quebrando antes de clavar dando ventajas al novillo. Brindó al público y comenzó en la boca de riego de hinojos. Tres muletazos antes de ponerse en pie. Otra tanda más en los medios por cada pitón, con el animal echando las manos por delante y punteando los engaños. Era mal presagio y así fue. Se apagó muchísimo el utrero y dificultó mucho la suerte suprema. Hasta incluso rajarle de un pitonazo certero el chaleco. Estocada casi entera y ovación.

El otro colorado, el ensillado tercero, salió de toriles ‘enterándose’. Con pies, el de mayor peso del envío, en el saludo de capa a la verónica del jovencísimo Pablo Mora. Empujó de verdad, metiendo los riñones, en un puyazo largo, que terminó con Francisco Plazas descabalgado. Muy encastado el utrero, que no paró quieto en toda su lidia. Ni una vuelta de campana lo afectó. Abanto y a su aire en banderillas. Comenzó el trasteo por bajo para sacárselo a los medios. Allí, tejió una faena en la que destacó la despaciosidad y la limpieza con las que corrió la mano con un utrero importante. Pronto, con ritmo, recorrido y tomando las telas por abajo. Bravo, el de Zacarías Moreno. Virtudes que se vieron tanto en la primera al natural, echándole los vuelos, como las tres posteriores sobre la diestra. La última, muy firme y acoplado, con varios muletazos a cámara lenta. Fue lo mejor de un trasteo en el que hubo después menos ajuste y algún enganchón, como en las bernadinas finales. Se le atragantó la espada. Silencio y ovación fuerte para el novillo.

Fino de cabos y algo avacado, cerró plaza un utrero que no debió pisar la oscura arena de Santander, pues estaba reseñado como segundo sobrero, pero saltó por error del personal de corrales. Pablo Mora, que hizo el favor de tragar con el novillo al pedir que se quedara en el ruedo, lo saludó por delantales. Trató de quitarse la puya en el encuentro con el caballo, cabeceando y empujando siempre con el pitón izquierdo. Muy abanto, costó sujetarlo tanto en varas, pues desfiló sin fijeza por uno y otro caballo, como en banderillas, donde esperó y echó siempre la cara arriba, sobre todo, en el último par en el que prendió, por fortuna, sin herir, a David Blázquez. Cantó la gallina en la segunda tanda el utrero que se rajó en busca de las querencias. Pese a ello, arañó la faena del ‘manso bravo’ Mora, que demostró, igual que en su primero, que tiene temple en sus muñecas. Toreó muy despacio de nuevo en varios tramos de su labor. No era sencillo por la informalidad y el genio de su rival. Lo mató de media muy suelta y estocada desprendida, antes de saludar una ovación de despedida.

En el mismo centro del ruedo se situó Daniel Menés para recibir al buen segundo con una caleserina de rodillas. Siguió toreando todo el saludo, largo, con el capote a la espalda. Por gaoneras. Impactó luego con un espectacular quite por gallosinas. Fiel a su variadísimo repertorio con el percal. Comenzó la faena de nuevo con las rodillas hincadas en la arena en redondo. Por ahí siguió dos tandas en las que el utrero, que tuvo bondad, tuvo entrega y humilló, aunque le faltó empuje. Ya en el tercio, toreó al natural con temple y ligando bien, tirando del animal. Volvió a la diestra y ahí logró los mejores momentos, más rotundo y encajado. Inteligente, en los remates. Lo mejor, junto al epílogo por bernadinas, que hilvanó con varios remates por bajo y cambios de mano. El trofeo estaba a su alcance, pero se le fue la mano con la espada. Feo bajonazo que no hizo mella en el animal. Se le atragantaron los aceros y sudó más de la cuenta para ‘despacharlo’. Silencio.

Más abierto, algo playero, el quinto fue un novillo deslucido al que le faltó clase y poder en sus embestidas. Menés exhibió otra vez su caleidoscópico arsenal con el capote. Desde la larga cambiada antes de las verónicas hasta el quite por faroles. Lo puso todo el madrileño en el último tercio, derroche de ganas, para dejarse ver, pero su adversario no acompañó. Superior, Menés, que aprovechó, aunque le faltó algo de pausa -denominador común de toda su tarde-, las medias arrancadas del novillo para robarle los muletazos. Más intensidad, al natural. Volvió a sufrir un denario con la espada. Silencio tras dos avisos al cuadrado.


Plaza de toros de Cuatro Caminos, Santander.
Segunda de la Feria de Santiago.
Menos de media entrada.
Novillos de Zacarías Moreno, bien presentados, aunque desiguales. El 1º, manejable lo poco que duró, se afligió enseguida; el 2º, con bondad y nobleza, pero le faltó una brizna más de emoción; el 3º, bravo utrero, con prontitud, clase, transmisión y entrega por abajo; el 4º, manejable, se dejó hacer; el 5º, deslucido y de media embestida; y el 6º, manso, que tuvo movilidad en su querencia.

Parte médico de David Blázquez: ‘Contusión en el costado izquierdo‘. Pronóstico: ‘Leve‘.

Jesús Enrique Colombo, ovación y oreja.

Daniel Menés, silencio tras dos avisos en ambos.

Pablo Mora, silencio tras aviso y ovación.

VIDEO RESUMEN DEL FESTEJO - mundotoro.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores