23/2/17

La tauromaquia en Colombia: 10 razones a favor

La justicia colombiana no puede sucumbir a la politización de este ámbito Foto:

por: AIT

Todo pasa por la preeminencia del estado de Derecho, del respeto a las normas y a los compromisos asumidos por la nación ante otros estados

1º.- Porque la Tauromaquia, como ya lo ha señalado su Corte Constitucional en reiteradas sentencias, forma parte del Patrimonio Cultural Inmaterial del pueblo colombiano, de manera que ir en su contra sería desdecirse de lo afirmado en anteriores oportunidades. Además, la Cultura no se prohíbe porque pertenece a los pueblos y son estos los únicos llamados a decidir sobre su destino. No existe autoridad alguna que pueda proscribirla, ella sólo se extinguirá si los pueblos dejan de recrearla.

2º. -Porque el 3 de octubre de 2012 la Corte Constitucional de Colombia reconoció como exequibles la Convención para la Protección y Promoción de la diversidad de las expresiones culturales de la UNESCO (firmada en París el 20 de octubre del 2005) y su Ley Aprobatoria 1516 de 2012. De acuerdo con el Diccionario Jurídico Colombiano la Exequibilidad “Es aquel fenómeno jurídico por el cual la Corte Constitucional declara a una norma o a un proyecto de ley de acuerdo a la Constitución”.

3º.- Porque el 19 de marzo del 2013 la Embajadora de Colombia D.ª Sonia Sarmiento, entregó a la Directora General de la UNESCO, D.ª Irina Bokova, el Instrumento de Adhesión de la República de Colombia a dicha Convención, la cual entró en vigor para este país tres meses después, es decir el 13 de junio de 2013. Este documento de Adhesión está suscrito por el Presidente Juan Manuel Santos y la Canciller María Ángela Holguín.

El artículo 1º de dicha Convención define como Objetivos de la misma: a) Proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales;....En aquella ocasión la Embajadora Sarmiento sostuvo lo siguiente: “El principal instrumento normativo en materia de diversidad cultural es la Constitución Política, que define a Colombia como una nación pluriétnica y multicultural”.

Este compromiso internacional define el marco en el cual la Corte Constitucional colombiana puede decidir este contencioso, ateniéndose a sus actuaciones previas y especialmente a las obligaciones y compromisos internacionales de la República.

4º.- Porque los recursos mediante los cuales se pretende penalizar a quienes practiquen la Tauromaquia en territorio colombiano están sustentados en una supuesta “declaración universal de los derechos de los animales”, declaración que no es más que un documento privado, elaborado en Londres en un salón prestado por una institución, pero que en ningún momento ha establecido obligaciones a los Estados, ni ha sido reconocida nunca por la Comunidad Internacional como es lógico, ni por ninguno de sus órganos y por tanto carece de efectos jurídicos.

5º.- Porque la Tauromaquia en Colombia está más viva que nunca, los aficionados de Cali, Manizales, Medellín, Bogotá y muchas otras ciudades llenan las plazas; y los pueblos de Colombia celebran infinidad de espectáculos con el toro como protagonista, entre ellas las famosas corralejas, genuina expresión de su sentimiento popular reconocidas como patrimonio cultural, forma indubitable de como los aficionados han expresado su opinión más auténtica. Ignorarlos sería un acto de injusticia, ya que superan con creces a los que son contrarios a la Fiesta de los Toros.

6º.- Porque la justicia colombiana no puede sucumbir a la politización de este ámbito. Es obvio que los ataques contra la Tauromaquia colombiana están siendo abanderados por un sector político con un marcado tinte ideológico, que se identifica por su afán extraordinario de cercenar libertades y conculcar derechos, valiéndose para ello del uso de la violencia si fuere necesario. Recientemente los hemos visto en acción para tratar de imponer sus criterios, humillando a los aficionados que pacíficamente asistían a la vuelta de los Toros en la Plaza Santamaría de Bogotá.

7º.- Porque la independencia judicial constituye el vértice de la democracia y en ello Colombia y sus tribunales han dado ejemplo. Desde los años de la gesta independentista se sostuvo que Venezuela era el cuartel y Colombia la universidad, para contrastar las actitudes de dos pueblos hermanos. Hoy Venezuela sigue gobernada por la fuerza de los fusiles y su Tribunal Supremo es un simple apéndice del ejecutivo. Colombia no puede seguir ese rumbo y su Corte Constitucional actuará como siempre, en apego y respeto a los derechos y libertades de sus ciudadanos.

8º.- Porque la Tauromaquia forma parte del Patrimonio Cultural de nuestros pueblos desde hace más de 500 años de forma permanente e inveterada. Muchos son nuestros representantes de las más bellas artes que la han cantado, glosado, esculpido y pintado. Estos grandes artistas, toreros y ganaderos, llenan la historia de la Tauromaquia de este país que, junto con los aficionados que tarde a tarde llenan las plazas de toros de manera entusiasta y entendida, han mantenido durante siglos esta parte del acervo cultural colombiano, que no puede ser menoscabado por grupos minoritarios e incendiarios.

9º.- Porque la violencia no puede ser el hilo conductor de una sociedad. No es con ella que se avanza en un mundo que pretende ser civilizado. El respeto a los derechos de todos y la tolerancia son las bases que nos permiten alcanzar la convivencia pacífica. Ahora es cuando hay que dar ejemplo a quienes pretenden y exigen que nuestras sociedades sean incluyentes, aún con aquellos que han causado serios y graves daños sociales.

10º.- Porque todo pasa por la preeminencia del estado de Derecho, del respeto a las normas y a los compromisos asumidos por la nación ante otros estados, porque en ellos nos va el respeto de la Comunidad Internacional. En esto no son admisibles cesiones ni mucho menos chantajes que vayan en desmedro de nuestros derechos y libertades.

Junta Directiva
AIT

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores