9/2/17

31 años del primer indulto concedido en la Monumental "Román Eduardo Sandia"

Bernardo Valencia (+) con las orejas y rabo simbólico de "Gavioto" Foto: Golfredo Rojas Marquina

por: Giovanni Cegarra

En el Año Jubilar de la Plaza de Toros Monumental Román Eduardo Sandia, el sábado 11, su arena rememora una tarde de histórica gloria taurina, toda vez que se cumplen 31 años, 11.02.1986 - 11.02.2017, de haber sido concedido el Primer Indulto al entonces, quinto toro de la tarde, de nombre Gavioto, No. 366, 426 kg., de la ganadería Tarapío, logrado por el hoy extinto matador de toros valenciano venezolano Bernardo Valencia.

31 años del martes 11 de febrero de 1986, quinta corrida de toros en el marco de la XVIII Feria del Sol, cuyo cartel conformaron los matadores de toros españoles José Ortega Cano y Tomás Campuzano, el venezolano Bernardo Valencia, quienes lidiaron un encierro de tres de Tarapío y tres de los Hermanos Branger cuyo resultado artístico fue: Ortega Cano 3 orejas; Bernardo Valencia, oreja y dos orejas y rabo simbólicos de indulto; Tomás Campuzano, 2 orejas.

En conversa con Pedro Rivas, gran aficionado y otrora compañero de lides radiales feriales taurinas, recordamos aquella tarde de euforia taurínisima merideña, recuerdos que él plasma en un artículo que titula Gavioto y el indulto de un toro de lidia del cual hemos extraído estos párrafos que describen lo que observamos aquella tarde del 11 de febrero de 1986:

El indulto a un toro de lidia no es otra cosa que la de perdonar la vida al toro o novillo, que en ese momento se está lidiando, habiendo cumplido con ciertas características desde que sale por la puerta de toriles hasta que llega el momento de la suerte suprema, donde entre otros comportamientos, el principal es la Bravura.

La plaza se ponía boca abajo ante la faena de Bernardo Valencia, el toro ni siquiera abría la boca. Los aficionados presentes al cabo de un buen tiempo comenzaron a solicitar el indulto, a lo que en la Presidencia observaba atentos. Transcurrido el período reglamentario suena el primer aviso, la gente pide con insistencia el perdón, toda la plaza con pañuelos en mano, mientras tanto Gavioto en el centro del ruedo pidiendo más tela. Después de deliberar algunos minutos, la Comisión Taurina Municipal presidida por el Sr. Gustavo Trujillo sacó el pañuelo naranja, el toro estaba indultado. Gran alegría en todos los asistentes, aficionados, empresarios, alternantes, pero sobre todo los ganaderos Marcos Branger y su esposa Maribel Llorens ya que sus dos ganaderías salían triunfadoras en la misma tarde.

A modo personal creo que el indulto de “Gavioto” ha sido el que más ha tardado en ser aprobado y habiendo visto después, muchos otros toros indultados, creo que era uno que verdaderamente lo merecía.

De hecho en el Patio de Cuadrillas de la Monumental de Toros Román Eduardo Sandia está colocada en sitio especial una placa conmemorativa de aquel entonces, develada por la Comisión Taurina Municipal y el Complejo Recreacional Albarregas (COREALSA), que nos hace recordar que hace 31 años, un 11 de febrero, el extinto matador de toros venezolano Bernardo Valencia, lograba fuese concedido el primer indulto en el coso taurino merideño, que hoy por hoy, se prepara para ser escenario de una novillada picada y cinco corridas de toros en el Carnaval Taurino de América bajo la mano empresarial de Ramguertauro SRL en el marco de la XLVIIIª Feria del Sol 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores