28/1/17

Mary Paz Vega triunfo con bravo toro de Campolargo

A hombros salió de la plaza Mary Paz Vega en triunfal reaparición. Foto:

por: Jesús Ramírez "El Tato"

Este viernes 27/1 fue una tarde para la exhibición de la silletería que colocara en la plaza una empresa cervecera: Polar. No entran en mis cálculos cuántos aficionados estaban en el coso, eso lo sabrá la empresa Fabio Grisolía, pero era triste ver la cincuentenaria Monumental de Pueblo Nuevo así: tan descubierta, en una tarde al principio entoldada y luego con sol reluciente.

Lo que sí hubo fue toros de Juan Campolargo: bien presentados, musculados, variopintos y con diversos matices de bravura y mansedumbre; negros y castaños en el tipo de la casa, dos con armadura alta, dos encastados y entrando bien a las monturas y peleando, aunque luego se rajaran o buscaran tablas, con la excepción del cuarto que desorejó Mary Paz Vega al que le dieron arrastre lento. De todo hubo para entretener a los aficionados que se sintieron a gusto porque toros… sí hubo…!

EN PLURAL LAS OREJAS PARA MARY PAZ

Varios años sin venir tenía la malagueña Mary Paz. El machismo torero le da poco cartel que se limita a su actuación en la feria de su lar nativo y algunos festejos en México. Por estos predios desde su debut en Maracay, ha tenido aceptación bien conquistada, porque tiene disposición, ganas y siempre demuestra el oficio adquirido. No queda duda que ayer tuvo una autoridad taurina cooperadora que le ordenó la música en el que abrió plaza, cuando la española demostró aguante en los primeros derechazos que no tuvieron continuidad. Tuvo infidelidad con la espada en varios viajes y aún siendo aplaudida.

Pero le tocó el toro de la corrida, un precioso castaño con estampa que se arrancó con fuerza permitiéndole inspiraciones capoteras a la verónica y que luego Mary Páz supo llevar en variadas tandas con la diestra que remataba con el pecho y desplantes con la música nuevamente. Buena tanda con la izquierda, molinetes ceñidos, pero sin redondear una faena acorde a la noble condición de "Tramposo" de 440 kilos. Señaló un pinchazo antes de la estocada efectiva. El público pidió la oreja y afloraron dos pañuelos en el palco, para conquistar la puerta grande de San Sebastián.

UNA OREJA DE CRISTOBAL PARDO

Debutaba aquí el colombiano Cristóbal Pardo, quien entró en los carteles una vez que fueron modificados por la empresa ante la deserción de los coletas hispanos. Torea con cierto gusto con el capote, cumple el trámite con las banderillas y sabe colocarse en la cara de los astados. Su primero que recargó en varas, pronto se rajó con la pañosa; y tras algunos buenos derechazos que le valieron la música, mató de espadazos caídos y duo de descabellos.
Con el otro no se dejó ver con capa ni banderillas; y con el toro que buscó las tablas, vanos intentos de lucimiento del espigado colombiano que atizó buen espadazo para recibir una oreja que exhibió en el paseo por la periferia.

VANEGAS EN BLANCO

César Vanegas que regresaba al coso de Pueblo Nuevo tuvo el género menos propicio para recordar su tarde de triunfo con los Torrestrella. Con el tercero de la tarde que recibió buena vara de René Quintana, llegó parado a la muleta tras el de Seboruco parear con lucimiento. Con estocada fulminante se lo quitó de enfrente.
Al sexto le endilgó buenas verónicas y repitió en el tercio de banderillas cerrando con el par del violín. La música le acompaño en los primeros derechazos que luego tuvieron continuidad en tres series con desplantes como colofón ante un toro que puso su mando. De haber acertado con el acero alguna oreja hubiese ido a sus manos y no el silencio que le acompañó al retirarse a entregar los trebejos a su mozo de espadas Martin Ramos.

En las cuadrillas destacaron José Linares, Pereira y Gerson Guerrero en la brega y sobre los montados René Quintana, Segundo Salgado y Carlos Alzate.

Con la noche encima y la deficiente iluminación de la plaza, salió a hombros Mary Paz Vega que le dio aire triunfal a esta primera corrida de feria que el sábado tendrá continuidad con los toros de la familia Molina para el colombiano Ramsés, el español Eduardo Gallo y el criollo Rafael Orellana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores