12/11/16

Fama de Miura llevó a toreros a pretender cobrar mas para lidiarlos

En 1908 Ricardo Torres "Bombita" liderò un movimiento para cobrar màs por torear toros de Miura Foto: blog a los toros

Columna: Retazos Taurinos

por: Eduardo Soto

Es bien sabido que a raíz de la Guerra Civil, la destrucción de ganaderías y la falta de pastos, se produjo en España una reducción progresiva del tamaño del toro de lidia. Se llegaron a presentar corridas con animales de 200 kilos, situación extrema nunca antes conocida, que además empeoró, pues también cayó la edad del toro y en las plazas reinaban los utreros. La autoridad taurina se vio forzada a aplicar con flexibilidad el reglamento, mientras se superaba la coyuntura, que se prolongó en demasía, para regocijo oculto de muchos lidiadores y la conveniencia de apoderados, los cuales adquirieron preponderancia y del casi anonimato pasaron a los escaparates del burladero de callejón.

Para situar en perspectiva estos comentarios, baste mencionar que a principios de la década de los treinta, Domingo Ortega, lidió en la plaza francesa de Dax, un Pablo Romero de 437 kilos en canal, peso excepcional que situaría al animal en pie, en el polo opuesto de los ejemplos mencionados en el párrafo anterior.

A nadie escapa que nuestro país atraviesa, por ahora, una situación que no es normal, la cual se refleja también en la tauromaquia, cuya continuidad deberían tratar de preservar, todos los estamentos que se interesan y hacen vida en torno a la Fiesta Brava. Sin embargo, habría que ver la de cosas que pasan en nuestro mundillo taurino.


LA OPINION TAURINA PUEDE SER DIFERENTE

• En el Arte de Cúchares, no es fácil ser totalmente objetivo, pues siempre habrá una cierta dosis emocional, muy propia de la Fiesta Brava; pero al hablar de toros, debe privar el respeto y la tolerancia. Es importante reconocer que puede haber otras personas, con igual derecho, que opinen lo contrario y creer que no hay opinión razonable sino la propia, es petulancia. Por supuesto, que los diferentes puntos de vista deben exponerse con cortesía, pues los buenos modales allanan discordias y abonan amistades.

EN 1908 LOS TOREROS PLANTEARON COBRAR MAS POR TOREAR TOROS DE MIURA

• En la historia taurina existió un episodio llamado El Pleito de los Miuras, que constituyó el primer forcejeo entre toreros y ganaderos del siglo XX. Estalló cuando al final de la temporada de 1908, el célebre diestro Ricardo Torres, Bombita, propició el envío de una Circular a las Empresas, apoyado por algunas de las principales figuras del momento, en la cual anunciaban que cobrarían el doble por lidiar toros de Miura, cuyos encierros amenazaban con copar las plazas, amparados en su trágica leyenda.

La reacción de Don Eduardo, no se hizo esperar y respaldado por la Unión de Criadores de Toros de Lidia, acordaron no vender toros de ninguna de las ganaderías asociadas, a las empresas que, en la próxima temporada, contratasen a algunos de los toreros firmantes de la Circular. Sin embargo, algunos ganaderos como los de Concha y Sierra, Murube, Anastasio Martín, Pérez de la Concha y Saltillo, decidieron no respaldar este acuerdo y se retiraron del gremio.

La gran mayoría de la afición y los principales revisteros y críticos taurinos de la época, rechazaron la actitud de los toreros y, en particular, la de Sevilla, amenazó con no abonarse ni asistir a los festejos de la Feria de Abril, si no se lidiaban miuras a precio normal.

La actitud de la afición y la falta de solidaridad entre los propios diestros, hizo fracasar el planteamiento. Se firmó un acuerdo, por medio del cual los toreros se comprometían a lidiar miuras, por honorarios iguales a los que cobraban por las demás ganaderías; los ganaderos, a su vez, retirarían de sus contratos con las empresas, la cláusula que prohibía a los matadores vetar toros de alguno de los hierros de la Unión.

Por su parte, el Duque de Veragua, presidente de los ganaderos, pidió a los rebelde y a los socios de la Región de Andalucía, que nombraran representantes para que lo ayudaran a zanjar el asunto, el cual se arregló con la designación del Marqués de Saltillo, del Conde de Santa Coloma y el ingreso de los contestatarios al gremio en la región de Castilla la Nueva.

Eduardo Soto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores