12/11/16

“Algo muy grave va a suceder en este pueblo”

El realismo mágico del Gabo nos permite observar cosas que de una u otra forma tienen que ver con la feria de San Sebastián y la empresa taurina. Foto:

por: Kike Rosales

Ese es el título de un cuento del maravilloso García Márquez; el mismo es como una especie de reflexión sobre las cosas que generan los rumores y los resultados que pueden dar.

En un pueblo pequeño una señora con dos hijos, uno de 17 y una niña de 14, les responde de una forma tajante a la pregunta de ellos sobre por qué se le veía tan mal: “No sé, pero he amanecido con el presentimiento que algo grave va a sucederle a este pueblo”.

El hijo se va a jugar al billar del pueblo, pierde una carambola fácil y cuando de él se burlan los presentes dice como justificándose: “Es que estoy preocupado porque mamá me dijo que algo grave va a suceder en el pueblo”.

El rumor se fue corriendo, tanto que el carnicero tuvo que sacrificar más de las dos vacas que componía diariamente; la gente comenzó asustarse porque los pájaros bajaban al piso como si eso fuese noticia extraña (que los pájaros bajen al piso).

Uno quemó la casa lleno de desespero y empezaron todos a huir como un drama de guerra empezó el desenfrenado éxodo.

El realismo mágico del Gabo nos permite observar cosas que de una u otra forma tienen que ver con la feria de San Sebastián y la empresa taurina.

La Alcaldía habla que espera que lleguen (la empresa) para poder saldar una deuda, la misma es por impuestos municipales, la queja es que nadie les atiende el teléfono.

La misma alcaldía guarda silencio con relación a lo oficial que debería ser la venta de abonos que están abiertos sin haber pasado por los trámites administrativos de la municipalidad.

La Comisión Taurina del Municipio San Cristóbal (posiblemente) será juramentada el Lunes 14 de Noviembre; la misma debe exigir las cosas que le corresponden sin esperar. Revisar los contratos de los toreros y ganaderías y no “a que los llame la empresa”, como nos dijera en una entrevista su nuevo presidente.

Fabio Castañeda el torero que fuera triunfador en la edición 2014 de la feria no ha sido llamado porque algunos consideran que el cobro público hecho por su padre, le generó “un pase de factura”.

Lo último, es un whatsaap público del ganadero Hugo Alberto Molina; quien en un mensaje directo le pide, con nombre y apellido, a los representantes de la empresa taurina, que se pongan en contacto con la administración de la ganadería Rancho Grande; cuando a uno lo llaman a administración es para botarlo o para cobrarle.

Lo otro, es la situación que vivimos en la frontera que hace presumir que poder comprar abonos, que además están muy caros, llevaría a la gente a escoger por corrida. Además se escuchan cosas como esta: ¿De verdad estamos para ver una feria?

Esta es la sensación que se siente en el ambiente; el distanciamiento informativo de la empresa va ligado a la molestia que genera a sus acreedores el silencio conventual de los mismos.

Viendo que las cosas no andan “claras” para la feria del 2017 en San Cristóbal, no nos ocurra como las líneas finales del cuento; observando la “espantada” de los vecinos la mamá del joven que perdió la partida de billar dijo lapidariamente: “Ya lo dije, que algo muy grave iba a pasar en este pueblo y me dijeron que estaba loca”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores