21/9/16

¡Vaina tan pelúa...!

La inconformidad en el tema taurino... si lo digo, porque lo digo; si no lo digo, porque no lo dije. Foto: blog blogjulio

por: Giovanni Cegarra

En el mundo del toro la inconformidad galopa pareja a campo abierto cuando se dicen cosas que deben decirse sin tapujos, lo que a muchos no les gusta -y vaya que se las dan de ofendidos- son los protagonistas de mala película en la que los malos son los buenos que vociferan amenazas, vetos e improperios que los pueblerinos se quedan pendejos al solo escucharlos.

¡Vaina tan pelúa! esto del toro en Venezuela. Verdad que sí?

Si criticas, porque criticas; si no criticas, porque no criticas; si dices lo malo, te desguasan porque es bueno; si dices lo bueno, te desguasan porque es malo; si no lo dices, porque no lo dices; y si lo dices, porque lo dijiste; toda una inconformidad... ¡Vaina tan pelúa...! en la Fiesta Brava Venezolana.

Entendible que en lo del toro venezolano hay críticas malsanas, destructivas, atropellantes, groseras, despectivas; pero también las hay que sin ser puristas, ni ser más Papa que el propio Papa, tienen razón de ser, se justifican ante lo bueno, malo, feo, que se observa en un espectáculo taurino; sea festival, novillada, corrida de toros y más cuando las convierten en un circo que desdice de la esencia misma de la Fiesta Brava; se dan con su propio garrote y luego quieren lavarse las manos como Poncio Pilatos; así de sencillo; duela a quien le duela; y al que le caiga el guante, que se lo plante.

Mi difunta madre cuando escuchaba que los vecinos se molestaban por algún comentario surgido entre ellos, decía: - Vaina tan pelúa hijo, las cosas hay que decirlas, buenas o malas, las entienden y corrigen, o mueren como las moscas.

Pues nada... ni modo, por eso estamos como estamos; la inconformidad inaceptable continuará haciendo de palabras alimentando el meollo taurino venezolano. ¡Qué vaina tan pelúa! y olé...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores