7/9/16

La Virgen de Consolación con Jesús Enrique Colombo en todas sus actuaciones

Jesús Enrique Colombo ante su altar itinerante reza sus oraciones y le pide su protección. Foto: G D'Jesús

por: Germán D'Jesús Cerrada

Acompañamos a la joven promesa del toreo venezolano Jesús Enrique Colombo antes de su exitosa presentación en la Feria del Arroz en Calasparra, región de Murcia, España. Nos llenaron de emoción sus rituales en la habitación del hotel antes de salir a la plaza de toros, en el momento de colocarse el traje con la ayuda de su Mozo de Espadas Jesús Vázquez. Colombo se detiene ante su altar en varias oportunidades, en silencio medita y reza sus oraciones. El altar que lleva a todas sus novilladas está lleno de varias estampas de santos a los cuales les tiene mucha fé, y otras que los aficionados le han obsequiado para su protección en el ruedo.




Observé en silencio ese momento de fé, de un joven que a los seis años lidió su primera becerra, y mató su primer becerro a los nueve. Jesús Enrique Colombo lleva en sus venas la casta torera de su padre, Jesús Colombo, que lo ha guiado en todo momento. Destaca entre sus estampas la de la Virgen de Consolación, patrona del Táchira, pertneciente a su pueblo de Tàriba que lo vio nacer hace 19 años. En varios instantes tocó con su mano la estampa de la Reina Madre, se hace la santa cruz y eleva sus oraciones.

¿Qué le pide el joven novillero a su Virgen? Protección en el ruedo, no sufrir ningún percance, tener el éxito total en una tarde de Sangre, Sol y Arena, salir por la Puerta Grande es su ilusión. Si el triunfo no llega, lo mínimo que pide es agradar al público.

Su actuación en Calasparra

Para esa tarde en Calasparra saboreó las mieles del triunfo; en su primer novillo de la Ganadería Peñajara, estuvo estupendo en todos los tercios; con el capote fue muy elegante y sereno, colocó tres pares de banderillas recibiendo la aclamación de la plaza. Con la muleta, suaves derechazos, oye música, soberbios naturales con los pies juntos, recibiendo el olé torero; tiene ya ganada la primera oreja. La plaza entra en silencio, llega el momento supremo, Colombo coloca una estocada en todo lo alto y el novillo de Peñajara con más de 500 kilos, cae en la arena, rematado finalmente por el puntillero. La plaza enloquece, los pañuelos blancos en mayoría piden las dos orejas, la presidencia, representada en esta ocasión por un dirigente local del PSOE, le niega la segunda oreja, recibiendo esta una estruendosa pita. En su segundo burel, Colombo corta una oreja a otro novillo de Peñajara, muy complicado.

La Virgen de Consolación lo ha protegido en todo momento, con su excelente actuación se ha ganado a los aficionados taurinos presentes. Cae la tarde y noche, Jesús Enrique Colombo es el triunfador con dos orejas cortadas, dando la vuelta al ruedo a hombros, acompañado por un pasodoble interpretado por la Banda Municipal de Calasparra y los aplausos del público, saliendo por la Puerta Grande donde lo esperan los niños para hacerse sus fotografías y pedirle autógrafos al joven novillero venezolano.

Germán D'Jesús Cerrada
Director de notiferias.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores