7/6/16

Con “El Pana” se fue un ejemplo de fuerza de voluntad

Foto: estoenlinea.oem.com.mx

Columna: MUNDO TAURINO

por: Oscar Sánchez Campos

El mundo taurino se encuentra acongojado, muy en especial el país mexicano del cual era oriundo RODOLFO RODRIGUEZ “EL PANA” que al final de su vida puso de manifiesto su gran fuerza de voluntad que siempre atesoró en su vida.

Si hacemos un paneo de su vida, podemos observar las vicisitudes por las cuales atravesó entre lo difícil y la bohemia que revistió su existencia, después de haber logrado un sitio en la figuración en su arte cayó en el alcoholismo y otras veces casi en la mendicidad; superó estas etapas por su tesón de lucha contra todas las contingencias que se le aparecieron, donde cada fracaso era parte del camino a vencer; todo esto hizo de él un personaje en el ambiente taurino, vivió la bohemia a su manera pero, tuvo siempre en su corazón el deseo y la voluntad de lograr la superación de estas etapas, algo admirable que en otros personajes le llevarían al abandono total y a pasar inadvertido o ignorado; muy por el contrario con la tesón que siempre le caracterizó; en su existencia superó cada uno de sus malos momentos para recomenzar el camino al triunfo, rumbo a las metas impuestas.

Cuando nadie daba nada por su comparecencia ante el espectáculo, dada su avanzada edad y su estado personal, él apareció de las ruinas y las penumbras para relucir como un ejemplo de total recuperación y superación personal; allí está el hecho de su última reaparición sin mirar el lastre que le perseguía se colocó en lugar del vencedor, el cual siempre fue su meta y su anhelo; dejó e hizo historia en su renacimiento en el brindis de obsequio de la lidia de su toro a aquel mundo en que vivió:



«Quiero brindar este toro, el último toro de mi vida de torero en esta plaza, a todas las daifas, meselinas, meretrices, prostitutas, suripantas, buñis, putas, a todas aquellas que sacieron mi hambre y mitigaron mi sed cuando El Pana no era nadie, que me dieron protección y abrigo en sus pechos y en sus muslos, base de mis soledades. Que Dios las bendiga por haber amado tanto. ¡Va por Uds.!

Esta dedicatoria inusual encerró un momento de compulsión e introito para muchos que oímos sus palabras nacidas de la gran realidad de los olvidados y arrastrados por los vicios, una lección de hombría y un ejemplo imperecedero, resurgió como un ave venida de las penumbras para buscar vida donde el gran Creador tenía sitio para él.

El Pana, luego de este resurgir, llegó a torear en España siempre en aptitud triunfante.

El día 1 de Mayo acudió como siempre a enfrentarse con la muerte en la plaza de toros de Ciudad Lerdo en Durango, México a toros de Suárez Real y Guaname; sería su última cita, un toro le propino una voltereta que le lesionó las vértebras cervicales y la médula espinal que lo llevó a la tetraplegía; hasta en eso Dios cumplió sus deseos, ya que una entrevista con un periodista le expresó que “quería morir como Manolete”, se le cumplió su deseo, tras 32 días de lucha con la mujer de la guadaña, sucumbió el 3 de Junio, llegó el final del camino, ese que no deseaba porque no quería vivir bajo esas condiciones de salud y pedía que le dejaran morir lo que al final Dios le concedió.

Rodolfo Rodríguez “El Pana” ha dejado un legado de ejemplo férreo de voluntad, lucha, y superación; sus restos fueron trasladados a la plaza de Guadalajara que lleva su nombre en postrer adiós; fue acompañado por taurinos, aficionados y público que gritaban: ¡Torero! ¡Torero! ¡Torero! Y luego fue velado en su pueblo que le vió nacer al “Brujo de Apizaco” que en su caravana mortuoria fue paseado por muchas de las calles que en vida de muy joven anduvo como panadero, “Un adiós en grande” para el “El último romántico del toreo”.

Que el gran Omnipotente le reciba en su seno para que descanse en paz, que será recordado como un gran torero y un gran hombre en este MUNDO TAURINO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores