7/2/16

Alejandro Talavante da un recital de toreo y creatividad

Indulta al toro “Frontero” en buena tarde de Erick Cortez y Daniel Luque. Foto: Talavante entregado - Jorge Cepeda

por: Víctor Ramírez “Vitico”

Una genial puesta en escena de Alejandro Talavante ha sido el punto álgido de una buena tarde de toros en la segunda de la feria del Sol, festejo en el que han estado muy bien sus compañeros Erick Cortez y Daniel Luque. Los toros, cinco de La Consolación y uno de Rancho Grande, dieron juego desigual, destacando cuatro de ellos, y sobre todo cuarto y quinto, dos grandes toros.

Erick Cortez reapareció en Mérida con una buena actuación en conjunto, que saldó con el corte de una oreja del cuarto. Lanceó con oficio al primero, un astado noble, al que toreó con temple, destacando en varios muletazos con la mano derecha largos, templados y con gusto. Bien el torero, que se mostró pleno de ilusión, consiguiendo fases brillantes al dejar el engaño puesto por delante para ligar los pases. Una estocada caída que tardó en hacer efecto y un golpe de descabello, se llevaron el trofeo. El cuarto fue un toro encastado, con clase y emotividad, un jabonero de nombre “Campoy”. Erick Cortez le enjaretó varias series de largos y buenos muletazos, pero sobre todo destacaron dos pases con la mano derecha, larguísimos y hondos, que crujieron la plaza. El resto de la faena contó con destellos de toreo bueno, como varios adornos y pases del desdén muy toreros, pero esos dos muletazos sin duda fueron el punto más álgido de la faena. Una estocada entera fulminante dio en tierra con el buen toro y propició el corte de una oreja para el moreno espada, que la paseó en triunfal vuelta al ruedo.

Alejandro Talavante fue todo voluntad y ganas con el mansurrón y huidizo segundo, al que el español persiguió por toda la plaza, consiguiendo varios muletazos buenos en medio de la carrera que tuvo que dar para acosar al manso. Hábil y con tablas, el diestro se justificó, porque todo lo hizo con entrega. Al quinto, “Frontero” lo saludó con una relajada e inusual larga cambiada de pie. Comenzó el extremeño con estatuarios para aliviar al toro, y se lo cambió por la espalda con total riesgo y emoción, ahí prendió la mecha el diestro, que toreó con alma, sentimiento y compas, en ligadas series por ambos pitones, destacando unos naturales soberbios por su trazo, largura y limpieza. El toro fue a más, embistiendo con raza, nobleza y clase.
Aderezó el trasteo con arrucinas asfixiantes, ceñidas y con riesgo. Justamente el toro fue indultado y el emocionado torero paseó dos orejas simbólicas.

Daniel Luque lidió con mucho valor al tercero, “Vitico”, un toro complicado y con genio. Vibrantes y aguerridas series de muletazos con ambas manos le arrancó el español, que se arrimó de verdad, para enardecer al público que valoró su mucho valor, pues la faena no pudo ser del todo lucida. Una estocada casi entera perpendicular desató la petición de oreja, no concedida.

Al sexto, Daniel Luque le ha toreado muy bien con capote y muleta. Es un diestro que mece los vuelos del capote con sedoso temple, y abrió la faena de muleta con pases de rodillas, para después ligar luquesinas de rodillas, en un derroche de entrega. Buenas series con ambas manos, pases pulcros y templados del sevillano, que se volvió a arrimar, sobre todo jugándose la cornada por el pitón izquierdo, por donde el toro se quedaba con evidente peligro, por mirón y tobillero. El público siguió la enervante faena con entrega y sólo un pinchazo dejó el premio en solitaria oreja. Su entrega desde luego no tiene duda.


FICHA DE LA CORRIDA

Plaza de toros de Mérida
Sábado 6 de febrero.
Segunda corrida de feria. Casi lleno en tarde agradable y fresca.

Cinco toros de La Consolación, desiguales de presencia. Nobles, encastados y con clase primero y cuarto. Complicados tercero y sexto, aunque con movilidad. Manso y andarín el segundo. Un toro de Rancho Grande (quinto) “Frontero”, número 96, negro, bravo, noble y encastado, que fue indultado.
Pesos: 435, 430, 451, 445, 440 y 440 kilos.

Erick Cortez, de celeste y oro: Palmas y oreja.

Alejandro Talavante, de blanco y oro: Silencio y dos orejas simbólicas.

Daniel Luque, de berenjena y oro: Silencio tras petición y oreja.

Destacaron en la brega Fabián Ramirez y en banderillas Salvador Moreno, Juan José Trujillo, Abraham Leiro y Mauro David Pereira. Alejandro Talavante salió a hombros por la puerta grande.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores