11/1/16

César Valencia con firmes sellos y matices de conquista

César Valencia muy quieto jugándose la vida en Las Ventas de Madrid Foto: las-ventas.com

por: Jesús Ramírez “El Tato”

No cabe la menor duda que el mundo del toreo es complicado y difícil. Tal vez la mayor intriga de la fiesta está en la cola del escalafón, en esos toreros de nueva generación convertida en saco sin fondo y alforja de sueños rotos.

Y precisamente en esa cola interminable de pocas fechas y muchas ambiciones, está un joven torero venezolano, que en España y Francia ha sentado su quehacer con profesionalismo y deseos enormes.

Me refiero a César José Trosell Manrique, en los carteles César Valencia, torero dinástico en una etapa ilusionante de formación que se fundamenta en un largo camino de varios años cargados de éxitos. Nacido entre capotes y muletas con el recuerdo de su bisabuelo Nicolas Pérez “Bombita” o entre el castoreño de su abuelo Bernardo Trosell el recordado “Quemao” y la valentía de sus tíos matadores de toros, Bernardo, Curro, José Antonio y Juanito Valencia; además primo del matador Sánchez Valencia y del novillero Cristian Valencia y por si fuera poco, sobrino de los reconocidos mozos de espadas Manuel y Luis Miguel Valencia. Es decir toreros y avíos por donde mire.

Este César Valencia conoce del duro aprendizaje, del toro lidiado como novillo en Francia o en el Valle del Terror de España desde su debut hispano el 18 de julio de 2009 en ValdemorIllo.

Tres paseíllos en Las Ventas, allí debutó con picadores dejando en alto nuestro pabellón taurino. Una oreja que supo a gloria y que rompió el hechizo de “Morenito” en dicho coso. Y tras emplearse a fondo en ganaderías francesas y sus emblemáticas plazas, toma la alternativa en San Cristóbal el pasado año y sin amilanarse entre el valor seco del francés Castella y el arte del sevillano Luque, logra el triunfo apoteósico al recibir los máximos trofeos tras el indulto del toro “Gestor” de Juan Pedro Domecq. Días después estrena grado en la Feria del Sol y repite triunfo orejeril convenciendo por su entrega, realizando su toreo firme, superando retos con éxitos que no admiten discusión.

Este año en Europa no ha sido nada fácil cuando él mismo esperaría más. Tres fechas en Francia y el esperado debut de matador en Europa. Cambio de apoderados a destiempo y a seguir en la cola pese al triunfo mayúsculo de Vic Fezensac y Orthez. Así de injusta es la profesión del toreo.

Por Europa ha seguido preparándose, entrenando fuerte de cara a su regreso a San Cristóbal el 31 de enero. La empresa Grisolía hace justicia al colocarlo en cartel de lujo con Enrique Ponce y la revelación de España y América Roca Rey con los bocadillos de “Rancho Grande”.

Por su triunfo apostamos. Lo necesita nuestra golpeada y escuálida fiesta brava. En César Valencia hay un torero de fuste que con viento a favor o en contra siempre apuesta su quehacer artístico con quietud, firmeza y decoro, en la búsqueda activa de retos para asumir en su joven calendario donde la estadística no hace mella, sino que siembra optimismo y fe para salir de esa cola con ambición de novillero y hambre de triunfos.

Ya tiene una fecha en Europa este año. El 27 de marzo en Aignon (Francia) con los toros del Marqués de Albaserrada. Vendrán otras fechas, supimos que se aclara el panorama con la misma estrategia de sus inicios. Arrimarse, triunfar y convencer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores