3/12/15

Andrés Roca Rey triunfó en acho y se llevó el Escapulario

Foto: Luis Sueyras

ESPECIAL PARA LA AFICION VENEZOLANA

Redacción: Alfredo Silva-Santisteban D.
Fotos: Luis Sueyras

Fue una tarde para el recuerdo. Domingo 29 de noviembre con sol en el albero de la Plaza de Acho y más de tres cuartos de entrada. Enrique Ponce, torero de Lima y ganador cinco veces del Escapulario de Oro del Señor de los Milagros. Su rival, el joven torero peruano Andrés Roca Rey que debutaba como matador de toros en su plaza, luego de haber recibido la alternativa por el maestro Ponce, en Nimes-Francia, en el mes de setiembre.

La afición esperaba recibir a su torero limeño y ver nuevamente al maestro Ponce que una vez más dicto magisterio de tauromaquia y de su entrega a esta plaza. Roca Rey cortó dos orejas al cuarto de la tarde y en el sexto otras dos, en faena que era para una oreja. Ponce cortó una oreja en el tercero y en el quinto se la negó el Juez en forma cicatera, por lo que el público le brindó una gran ovación.
En una tarde cargada de emociones, la primera de ellas con el brindis de los matadores, antes de la salida del primer toro con la afición de pie. Luego habrían otras emociones tales como: las estéticas verónicas de Ponce y sus muletazos hondos, la variedad capotera y valor temerario de Roca Rey, sus pases de muleta poderosos, dominadores así como sus grandes estocadas.

ROCA REY: el gran valor de Roca Rey y la explicación de sus sucesivos triunfos se deben esencialmente a que se para en lugar en el que pocos lo hacen. Aguanta en forma estoica la embestida, además de mandar y dominar a los toros buscando siempre el toreo fundamental. No solo ello corona sus faenas con buenas estocadas en las que entra de frente.

En el cuarto, que fue la faena de su triunfo grande, lo recibió con una larga cambiada de rodillas, luego lanceo a la verónica y mostró su repertorio capotero, con chicuelinas y tafalleras e incluso una larga cambiada de rodillas en cercanías impresionantes. Se dejó entero el toro porque solo recibió un picotón. La faena de muleta se la brindó a su madre Mercedes Roca Rey y el inicio no pudo ser mejor: por pases cambiados por la espalda en los medios con gran valor.
Mostrando sus conocimientos de lo que debe hacer, bajo la mano para mandarle al toro e impregnarle derechazos hondos y apretados. Luego se introdujo en terrenos ojedistas para someter al burel de Roberto Puga que iba con la cara abajo y con clase, pero era justo de fuerza. Exprimió al animal que se terminó por entregar. Hacia el final de la faena arrucinas, luquesinas, pases por la espalda y estoconazo, que origina el pedido mayoritario de las 2 orejas, que luce orgulloso dando la vuelta al ruedo.

En el sexto, salió decidido a triunfar nuevamente. El joven torero brindó a Enrique Ponce y a su hermano Fernando Roca Rey. Con gran voluntad inicio de rodillas con pases en terrenos peligrosos. Luego el toro manseaba y rehuía a la pelea, pero logro arrancarle pases tras ir tras él y pegarlos uno a uno, rematando con manoletinas. Estocada en lo alto hasta la gamuza, se otorgan las 2 orejas, siendo la segunda quizás exagerada. Vuelta al ruedo con los gritos de ¡torero! .

PONCE: El maestro de Chiva solo cortó una oreja al tercero de la tarde y se le negó la del quinto. En el segundo de la tarde que fue un sobrero colorado de Juan Bernardo Caicedo, ojo de perdiz y bociblanco. Brindó a Roca Rey de quien fue padrino de alternativa. El toro fue toro noble y repetidor, con el cual el maestro pudo torear con desmayo y estética, estallaron los oles!. La virtud excelsa de Ponce radica en la forma en que compone la figura y el temple que le imprime a su tauromaquia. Hubo series repetidas de derechazos que remataba con el de pecho. Prueba por la izquierda pero el toro enganchaba la muleta por lo cual remató con poncinas poderosas. Mató de una entera algo desprendida y le dieron una oreja.

En el quinto, también salió dispuesto a cortar las orejas, en competencia abierta con Roca Rey que acababa de cortar los dos apéndices. El toro castaño entrepelado y bien armado fue boyante y codicioso. Inicio su con verónicas rodilla en tierra. Destaca nuevamente Dennis Castillo en banderillas cerrando una gran feria. Aprovecha el buen pitón derecho y ahorma la embestida del toro que rebrincaba, logrando meterlo en la muleta. Faena de magisterio, en terrenos que el toro pedía, con dominio y sometimiento. Cierra con un abaniqueo y en la hora de la verdad, deja una estocada algo trasera por lo cual el toro demora en rodar. El juez le niega la oreja pese al pedido mayoritario, impidiendo una legítima solicitud del aficionado. Debe entender señor Juez, que la primera oreja la otorga el público y la segunda la autoridad.

Gran fin de fiesta con salida el hombros de Roca Rey. Ponce fue ovacionado al salir a pie cuando debió hacerlo en hombros si no fuera por el inefable protagonismo de la autoridad de la plaza.

GALERIA DE FOTOS DE LUIS SUEYRAS

https://drive.google.com/open?id=0B0HNnoPshFnccjBrWHRSQ25rdXI0YklwckZwbzVXSHo4dG1J

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores