24/12/15

Al niño Jesús

Foto: blog hermosospaisjes

por: Giovanni Cegarra

Taurinos y no taurinos, el mundo entero, todos en familia, rememoran una vez más, el nacimiento del Niño Jesús, el Niño Dios y no faltarán los pedimentos al Redentor del Mundo frente al pesebre que emula su llegada al mundo; y en sus efectos, que su bendición, hoy por hoy, por siempre, nos acompañe a todos por igual; que sin distingos de clase y posición, impregne a la humanidad de cordura, sensatez, unión, fraternidad.

En estos tiempos de dura crisis socio política económica de la que no se ha escapado la Fiesta Brava, los aficionados taurinos venezolanos esperamos con arraigada afición y pasión que el Niño Jesús nos dé la fuerza y unión requerida para evitar que nuestra Fiesta caiga por el abismo de nunca salir, que está ahí a pata de mingo.

El pedimento al Niño Jesús es que su santa diestra guíe por el buen entendimiento, comprensión, unidad y reflexión, a todos los taurinos de Venezuela, los gremios dejen su mezquina rencilla que hasta ahora en nada ha ayudado al fortalecimiento de la Fiesta, que la llama taurina siga flameando en aquellas ciudades que se han caracterizado por mantenerla activa, a pesar de los pesares.

Pedimos al Niño Dios, entereza para nuestros toreros; se les de la oportunidad deseada y codiciada a nuestros novilleros y de lógica, se den novilladas a lo largo del año que se avecina (apenas se dieron cinco en el 2015); ilumine y haga entender a las Autoridades competentes que lo taurino en nada provoca trauma y daño psíquico alguno a niños, niñas y adolescentes menores de 18 años; se den más corridas de toros, sean rescatadas en aquellos pueblos y ciudades en las que no dejan darlas amparándose en argumentos carentes de toda lógica; se dé el milagro de alcanzar la gran unidad nacional taurina en Venezuela.

No terminaría nunca de hacerle pedimentos al Niño Jesús, que aparte de darnos vida, salud y bienestar a todos por igual, nos dé mayor ímpetu entre los aficionados, a todos los que tienen que ver con el mundo del toro, para defender, mantener, fortalecer la Fiesta Brava, como debe ser.

Divino Niño Jesús, bendícenos a taurinos y no taurinos.

Divino Niño Jesús, escúchanos y que nos escuchen.

Divino Niño Jesús, bendice y protege nuestra Fiesta Brava.

Feliz Navidad taurinos del mundo, nuestra Fiesta Brava reciba la divina protección y bendición del Niño Jesús y olé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores