2/5/15

La inmensa soledad

Ojalá y no lloremos como mujeres lo que como hombres no defendimos.

por: Kike Rosales

Rafael Escalona habla del toro, sus razones no son un análisis sobre un encaste o si “había que doblarse con èl”; son jurídicas y sesudas; nos dice que esto se está acabando por la apatía de muchos. Veamos, solo seis cronistas “hacen bulla”, los toreros no viven del toro, se dan al menos 35 corridas en el país; supongamos que dos diestros pueden torear treinta (ninguno lo llega a hacer) y con torear tres corridas al año no se compra pan; la verdad es esa, la plata de los toreros venezolanos en el mundo del toro, es tan poca como las corridas; algunos empresarios se alegran si alguien habla bien de ellos; pero si consideran que no se hace, se amparan en el llamado “veto”; los ganaderos sólo están para vender sus corridas, esa es su idea; por ello, pensar en que los cronistas, los toreros, empresarios o ganaderos se ocupen de defender al acto de la corrida como algo cultural, es mentira; se defiende el negocio y eso en estos momentos por la crisis que vivimos, de verdad zozobra.

Por ejemplo, NO hemos hecho una campaña para generar respeto; la gente que hace la páginas por internet son los únicos que difunden las corridas, los programas de radio también están presentes ¿Pero y los otros medios nacionales: prensa radio y tv? Pues a nadie se le ha ocurrido generar una campaña publicitaria para defender el toro.

Escalona habla con propiedad de lo jurídico, insiste estar en reuniones donde nadie “le para bolas”, habla de los “lobys políticos”, de las razones legales que nos amparan y se le mira como un loco más.

Ojalá y no lloremos como mujeres lo que como hombres no defendimos por no atender los llamados de Rafael Escalona, que está viviendo en carne propia lo que es en este país “la Inmensa soledad”, que dolorosamente no está en los medios, se encuentra precisamente en el mundo de los toros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores