13/4/15

Sólo la integridad del Toro de Lidia salvará la Fiesta

Foto: Esteban Abion

por: EL VITO

El toro íntegro de pitones, edad y trapío, es el que provoca las sensaciones de peligro y emoción en la fiesta de los toros; y, para rescatar la emoción, hay que rescatar la integridad y dignidad del toro de lidia.

Lo otro: esconder con afeites y mentiras la maravilla del toro, su presencia, es simplemente un fraude. La fiesta hoy en Venezuela está herida de muerte, porque con el toro se estafa al aficionado.

Sábado 18 y domingo 19 de Abril habrá reunión de los gremios taurinos en Tovar.

Punto único a tratar: La penosa situación de la Fiesta de los Toros en Venezuela.

La convocatoria nos llega procedente de la Asociación de Criadores de Toros de Lidia de Venezuela, con el aval de las Asociaciones de Matadores de Toros existentes, de los gremios de Banderilleros y Picadores, Mozos de Espadas, grupos de Periodistas e Informadores Taurinos y resto de profesionales como los Empresarios y Organizadores de Espectáculos Taurinos, y Comisiones Taurinas.

Culpables… todos; cada uno en su medida, del desastre que vive la Fiesta de los Toros en nuestro país.

Aunque la tragedia ha lanzado varias clarinadas, que no han sido atendidas por los taurinos, la gota que acaba de derramar el vaso ha sido el decreto de la Alcaldía de San Felipe de Yaracuy prohibiendo las corridas de toros en el marco de la Feria de Mayo.

Habrá que analizar la situación de anarquía, corrupción, desunión que vivimos los taurinos venezolanos para llegar a las conclusiones que nos indiquen caminos a seguir, si en realidad existe la intención de dignificar los toros en Venezuela y rescatar los valores que hoy están marchitos, desde mucho antes de hacer el paseíllo hasta que se arrastra el último toro de la tarde.

Habrá que poner sobre la mesa de discusiones, en primer término, la cuestión de la presencia del toro de lidia en las plazas de Venezuela. Un hecho lamentable, del que, además del ganadero, son culpables de este pecado las autoridades taurinas y los periodistas: las autoridades por ser cómplices del fraude del afeitado, de la mentira de la báscula; y los periodistas por callar la denuncia y alcahuetear a los ganaderos que han expulsado de las arenas nacionales la emoción, el peligro, la majeza del toro de lidia, motivo principal de admiración del oficio taurino.

Luego debe ser revisada la situación que se vive en los gremios taurinos, como son la división de los mismos y la falta de formación y de profesionalismo en la mayoría de sus afiliados. Es inadmisible que matadores de toros cubran su temporada nacional por los pueblos lidiando los erales que le corresponderían a los becerristas y novilleros incipientes para su formación profesional. Ha sido demostrado hasta la saciedad la situación del fraccionado gremio de banderilleros y de picadores, gremio que en las plazas donde actúan banderilleros y picadores extranjeros colocados en las cuadrillas de las figuras del toreo, no son capaces de resolver la papeleta.

El periodismo taurino es gran culpable de esta situación: los colegas se han convertido más en promotores de espectáculos que en críticos taurinos. Algunos esconden los fraudes violaciones reglamentarias de nuestra fiesta de los toros, por temor a que su denuncia sea motivo de castigo por parte de las Comisiones Taurinas y de las Empresas, como ha ocurrido en Valencia, Maracay, San Cristóbal, Mérida habiendo sido obligados algunos de los que cumplen con el sagrado deber de informar con veracidad y oportunidad, a doblegarse ante los empresarios y ganaderos.

Sabemos que todas estas verdades han de crear escozor en la piel de los protagonistas de nuestra fiesta de toros, fiesta que en el ranking universal del toreo ocupa el último lugar.

Si hay intención de salvar la Fiesta de los Toros en Venezuela, habrá que desvestirse de los intereses personales y políticos en esta reunión que generosamente ha convocado el Alcalde de Tovar, estado Mérida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores