19/4/15

Adiós a El Churco: Torero y aficionado hasta los tuétanos

El Churco durante uno de los congresos taurinos celebrados en San Cristòbal.

* Su acción de protesta en el Nuevo Circo de Caracas, por no ser tomado en cuenta, ha sido muy pocas veces vista.

por: César Omaña
Director de venezuelataurina.com

Deja el mundo del toreo El Churco, quien desde que se le metió el gusanillo del toro para ser novillero, nunca estuvo desligado de nuestra actividad taurina.

Germán Rodríguez El Churco, se inició en la primera Escuela Taurina del Táchira que se llamó Julio Ruiz, la cual dirigió el conocido Maestro Bombita. Realizó campaña de novillero que lo llevó a torear en las plazas de toros de San Cristóbal y Caracas, entre otras.

Una de las acciones que demostró su amor por la profesión de torero y que pocas veces se ha visto, fue la protesta ante una temporadas de novilladas que se diera en Caracas donde un grupo de novilleros no fueron tomados en cuenta, estando El Churco entre ellos; sucedió que en una corrida de toros en El Nuevo Circo de Caracas, se lanzaron de “espontáneos” los novilleros ignorados y no dejaron que el matador toreara; siendo ellos quienes lidiaron y estoquearon el toro.

Ni El Churco, ni sus compañeros, fueron castigados por esta protesta; pues es bien sabidos que todo espontáneo deberá ir detenido por interrumpir e irrespetar al torero en turno.

MI EXPERIENCIA CON EL CHURCO

En particular, le conocí como Jefe de Callejón en la Plaza Monumental de Pueblo Nuevo durante una Feria de San Sebastián; en mis inicios como fotógrafo taurino se me dio por hacer algo inusual en callejón –por ignorante y desconocedor de cómo se debe andar en el ruedo- y fu e entoncs cuando se me acercaron dos personajes de la Fiesta que se desempeñaban como Jefe de Callejón: Uno de ellos era El Churco, a quien no conocía; y el otro un picador que ya retirado sí lo distinguía por ser famoso: “El negro Bolívar”.

Siendo este que escribe un “recién llegado” -como es la costumbre de los taurinos de llamar a alguien que se va metiendo en esto del toro- me sorprendió el buen trato que me dieron los dos Jefes de Callejón; sumamente amables y considerados, me indicaron dónde estaba mi error y me persuadieron que esta acción era para sacarme de la plaza; pero tuvieron una consideración con éste que comenzaba con una página web de toros. Y esto marcó el inicio de un respeto hacia esos veteranos del toro, que se mantuvo; y hasta se creció con el tiempo.

Este hombre del toro, ya retirado era experto en cocinar Paella y otros platos exquisitos del gusto taurino; también trabajó en el sector cueros con la fabricación de chaquetas y era un veterano para reparar chaquetas, bolsos y carteras. Ultimamente, El Churco llevaba pasteles para vender en los coloquios de los jueves con lo que le resolvía un taco a quienes se iban directo a estas charlas de la Monumental de Pueblo Nuevo.

Hablar con este aficionado taurino, era todo un suceso apasionante por su claro criterio de actualidad sobre los toreros y las ferias de Venezuela y España.

Hoy nos deja un amigo del toro que le dió años de su vida a la profesión del toreo y siempre se sintió orgulloso de haberse vestido de luces y gozar del aprecio de toreros venezolanos y mexicanos que lo buscaban en la misma puerta de su casa cuando venían a torear en San Cristóbal.

El final de su vida comienza con una fatal diabetes que lo lleva primero a perder un dedo del pie; con el tiempo, se le complica el colon por lo que fue operado recientemente quedando en coma; esto lo deja en la unidad de cuidados intensivos del hospital del Seguro Social en San Cristóbal en donde, después de varias semanas, fallece el sábado 18 de abril de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores