8/3/15

César Girón: ¡Cuando se acabe la competencia entre los toreros, terminarán de besos y abrazos en los Patios de Caballos..!

Última fotografía en vida de Cesar Girón, en el callejón de la Monumental de Valencia acompañado de Silverio Perez. Fue el festival del recuerdo, celebrado el domingo 17 de Octubre de 1971. (FOTO CÉSAR OBERTEIN)

tomado de: blog bibliografia taurina de EL VITO - por: César Dao Colina - Cronista de Valencia

PRIMERA PARTE

*ESPERÁBAMOS a los toros para la Temporada de 1970. Girón Díaz, había sido notificado, por Raúl Sánchez, uno de los factores de su empresa Mycepa, que habían tenido un retraso por un inconveniente en la alcabala de Los Teques. César, está anunciado en la última corrida con Antonio Ordóñez Araujo y Santiago Martín El Viti, ante reses poblanas de don Reyes Huerta, divisa que goza de una excepcional regularidad en sus triunfos en tardes llenas de gloria.

Y a esperar en las gradas…

*Vestido con pantalón purísima, camisa beige de marca y zapatos coloniales, nos dijo:-”Tocayo-vámonos para allá arriba, para la última grada, a coger la brisa de navidad que va llegando mientras llegan los toros”…lo menos que pensábamos era, que, ese encuentro, se convertiría en una amena charla con una indiscutible figura del toreo que se caracteriza, aparte de otros eslabones como contingencias vivenciales, por ser un rotundo profesional modelado con casta, vergüenza, entrega y gallardía; todo un gallo reñidor para rivalidades legítimas y quien deja una huella en las rieladas líneas de la Tauromaquia.

Llegando muy adentro de su vida

*Saltaron algunas preguntas que estaban camufladas con la fluidez de una conversación porque sabíamos a quién teníamos por delante, un ser distinto, controversial, de respuestas rápidas, educado, por veces; temperamental, mordaz, de ironía directa y aguda, iracundo…pero…pero moteado por sus adentros como el muchacho travieso, nostálgico; y sí que lo es, por su ruta existencial nada regalada, que sin ser fácil, porque no es ningún panoli, vale decir, un hombre simple; es un ser a quien se le debe debe poner la comida bien aparte de las agudas camadas humanas, de la sinrazón y de la cercanía real.

Cómo que si nos atacaron….

*Maestro César, esos triunfos, con laurealidad inusitada, no deja de ser atacada por las tradicionales guerras entre toreros, gremios, ganaderos y empresas…

-El diestro, moviendo los hombros con gesto muy gironero, responde…!De bomba, mi viejo! ni por el carajo, si alguna vez aquí llegaran a conocer la lucha que libré solo y luego con mis hermanos contra frentes enemigas y desde todos los lados, ya nos hubiesen reconocido con dignidad, con eso, con mucha más dignidad lo que tuvimos que capear, y darle la cara con las dos mochilas bien puestas en contra todas esas canalladas que salían hasta desde las cañerías.

*Pero salieron adelante a pesar de tantas acechanzas…

-Claro, carajito ¿o es que ya se te olvidó el apellido nuestro, bolsiclón?

*Un capote de estrellas entre las lechuzas y chupahuesos-tal como le compararon la faz de Girón en célebre poema entre poetas, creo Antonio Aparicio-lancean sus palabras que iban con ese calor que Girón jamás deja.

*Eres mentiroso, cuándo más miedo, qué le atemoriza, le temes a los hombres…

-Yo no miento, pero sí meto cobas; miedo, sí, claro, a volver a limpiar zapatos o cuando recuerdo como llegué a España, con una maleta amarrada con un mecate, un paño, pocas chivas y una espada; temor, a los hombres, bueno si tienen más testículos que yo, oye tocayo, que tengan tres o cuatro, no dos.

*Dicen que a su temperamento, osadía e irreverencia, no son muy bien vistos y le temen en los Patios de Caballo; que son maneras informales, rudas, duras.

-Primero, yo sé ser amable cuando deba hacerlo, pero, lo que yo aún no sé, el porqué eso de osadía, mordacidad, mala educación, lo que sea, tú sabes cómo es la vaina, que si a esas pendejadas las llaman así, pues así quedarán, pero, yo las uso y tengo esas arrancadas con las figuras como yo; eso es verdad, porque la Rivalidad, dilo de esa manera, o cuando la Competencia se acaben, esta profesión se mariconéa sin ton ni son y algún día llegarán los toreros a besarse en los Patios de Cuadrillas, júralo que así será, tocayo, así será, no lo dudes.

-(*Y, así ha sido y es….reflexión, lapidariamente cierta)



“La Rivalidad es la comida de las taquillas”

-Recarga la vara oral César Girón, quien cortó dos rabos en Sevilla, solamente para rememorar una de tantas hazañas para no mencionar Madrid, Bilbao…

…”sí, tiene que haber rivalidad, salir a matarse en cada tarde, llegar a la plaza saludando y de vaina, mirándonos de reójo y becerreao, a ver cómo andan vestidos, si la palidez les cubre el miedo o la mala leche, porque de una u otra manera, todos la tenemos, porque quien va hacer el paseíllo, va a quitarte la comida que tienes en el fogón o trata de apagártelo para que no puedas comer.

-Esa es mi manera de ver esta profesión, no de otra, esto es muy serio, no es martillar clavos y más, carajo, si no sabes si vas a morir esa tarde; no lo sabes.

*Maestro César Girón Díaz, esa actitud arreció con todos los espadas?

-No, trata de entenderme. Unos se las ganan porque tienen “gato”-malas intenciones- pero yo fui incapaz, que recuerde algunos, de portarme así con ellos como lo fue con el gran maestro don Antonio Bienvenida; “Antoñete, uno de los toreros junto a Rafael Ortega, de San Fernando a quienes he visto torear mejor en mi vida; a Pedro Martínez “Pedrés”, El Viti, pero son muy pocos.

* Girón Díaz, nos mira con ojos felinos, no exentos de picardía sana, como adivinando por dónde venimos, y nos ataja…!Dále, trata de pegarme un jab!

*Bueno y a Ordóñez Araujo, a Luis Miguel Dominguín o a Chamaco, qué…

-Antonio Ordóñez, cuidado, epa, es un torerazo pero se lo merece y cuando venga se lo haré igualiiito, porque su peor enemigo es él mismo y tiene vidrio molido en el estómago, coño, César Dao, como debe ser, ahora lo entiendes mejor. De “Patas Largas”-como moteaba a Luis Miguel- hay que orinarle su arrogancia, pero es otro gran torero y, a, “Chamaco”, es un perro de presa.

-Si no hay verdadera rivalidad,-remata César- la afición, la importancia y la atracción por ir a las plazas se van acabando y eso grave porque ese “torito” es la verdadera comida de las taquillas. Si no hay competencia todo es una paja.

*Maestro, sin pensarlo mucho, dígame un nombre en mente pero ya.

-Un nombre:- Ángel Escobar “Bola de Nieve”, ése sabe de esto más que yo.

*Hicimos una parada mientras tomábamos un jugo de lechoza, a la vez que, César Antonio Girón Díaz, mostraba una imagen punteada por sus manos quemadas, por una extraña tristeza infantil pero con la alegría de remarcar “el cariño que siempre me ha tributado Valencia, por algo vivo metido aquí”…

*La conversación disimulada en encajes de palabras gironeras, continuará…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores