31/3/14

Califa de Aragua: Un toro bastó para triunfar

Triunfal salida a hombros de torero y ganadero en el cierre de la Feria. Foto: Gladys Castillo

* Indultado bravo toro de “Los Ramírez”

por: Jesús Ramírez “El Tato” --- fotos: Gladys Castillo Maríñez

Un variopinto encierro de la ganadería andina de “Los Ramírez” le brindó emoción a la segunda y última corrida de la feria de San José 2014 realizada este domingo 30/03 en el coso de la avenida 19 de abril; la plaza registró tres cuartos de entrada.

Los toros de la divisa azul roja y blanca de “Los Ramírez” brindaron emoción por el motor y empuje de algunos de sus toros; un encierro disparejo, pero donde prevalecieron las virtudes de la raza y el empuje en tarde de entrega de los cuatro toreros que integraban el cartel. Completó el encierro un toro bien presentado de “Los Aránguez” que abrió plaza y no fue nada fácil para el triunfo por su mansedumbre.


CESAR VANEGAS



El espada andino que regresaba a Maracay tras el triunfo clamoroso en la Feria de San Sebastián estuvo a las puertas del éxito con un buen ejemplar lidiado en cuarto lugar con el hierro de “Los Ramírez”. En el primero de la tarde de “Los Aránguez” nada destacado, un ejemplar bien presentado, suelto de salida, que banderilleó junto a “El Califa de Aragua” con lucimiento. Con la muleta no hubo tela dónde cortar y lo pasaportó al segundo viaje.

El número 205 fue un gran toro que dio la pelea en los medios y banderilleó con acierto el espada de Seboruco, que luego brindó a la reina de la Feria Leiry Blanco y sus damas de honor en el palco presidencial. Buenos los muletazos iniciales por bajo que fueron preámbulo para las series de derechazos en los medios rematados con el de pecho. Quietos naturales, de trazo largo con la música de fondo. Al final los muletazos por alto en larga faena que lamentablemente no fue bien rematada con la espada quedando todo en ovación tras sonar un aviso.


GABRIEL PICAZO

Foto: Gladys Castillo Maríñez

No fue tarde de triunfo para el madrileño Gabriel Picazo, torero muy querido en Maracay, que tuvo un público que supo reconocerle su valor y tesonera labor con dos ejemplares imposibles para lograr el éxito. Sin embargo, su profesionalismo, sitio y conocimientos, se evidenciaron en muletazos por bajo de lujo; algunos derechazos, muy quieto, que no tuvieron continuidad por las descritas condiciones del astado que terminó andarín y mas incómodo.

Peor fue el otro, que pese al esfuerzo del espada hispano fue imposible el paso del triunfo despachándolo con decoro y prontitud siendo reconocido su esfuerzo por los asistentes cuando se retiraba al tercio de matadores.


ESAU FERNANDEZ

Foto: Gladys Castillo Maríñez


Torero de entrega y decisión es Esaú Fernández que oyó música en sus dos toros y solo cortó una oreja que ha podido duplicar en el otro donde igualmente se lució en larga faena de buenos derechazos y naturales debidamente rematados con el de pecho. Siguió por naturales, los últimos con mayor aplomo y temple, en medio de la aprobación del público. Dos faenas donde hubo entrega y decisión. Una oreja recibió del primero suyo y en otro las perdió por espadazos en mal sitio siendo ovacionado al negarse a dar la vuelta al ruedo.


“EL CALIFA DE ARAGUA”

Foto: Gladys Castillo Maríñez


El espigado torero aragüeño vino con la disposición para el triunfo y lo logró plenamente. En el cuarto de la tarde, primero suyo, estuvo entregado, variado tanto con capa como muleta y aplaudido en banderillas. Ante un toro que llegó con mucho motor a la muleta, “El Califa” estuvo sereno, con las ideas claras, aguantando y templando en tandas de derechazos que obligaron la música. Naturales de mano baja y temple. Cuando le veíamos las orejas en sus manos el acero erró el recorrido y todo quedó en ovación.

Pero lo mejor vino con el bravo último de la tarde noche. Un hermoso astado hijo de la vaca “Imperialista” de Juan Pedro Domecq, de quien heredó el nombre que lució en la tablilla al lado del número 207 y el peso de 435 kilos. Lances a la verónica, emotividad en la interpretación de los muletazos con desparpajo, quietud y emoción. La música sonando y el diestro de Santa Rosa por derechazos y naturales correspondiendo a la embestida franca del bravísimo toro de “Los Ramírez”.

Larga faena con ritmo y ligazón, centrado en los medios; y cuando se disponía a la suerte suprema, el pedimento unánime del indulto que fue concedido por la autoridad taurina municipal.
Las dos orejas simbólicas fueron a las manos de “El Califa de Aragua” que regresó triunfador y salió en volandas hasta el patio de caballos junto al feliz ganadero Ricardo Ramírez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores