14/11/12

Celebra 40 años la plaza de toros monumental de Maracaibo (Venezuela)

En la foto, los integrantes del cartel inaugural de la Plaza de Toros Monumental de Maracaibo, Venezuela: El diestro español Sebastián Palomo Linares, el venezolano Carlos Martínez Gómez (nieto del General Juan Vicente Gómez) y el mexicano Eloy Cavazos. (Foto: Moreno. Archivo Hnos. Dupouy Gómez).

por:Por: Rafael Dupouy Gómez

La Plaza de Toros Monumental de Maracaibo, Estado Zulia (Venezuela), se encuentra celebrando su 40º Aniversario. El 18 de noviembre de 1972, se inauguró el coso durante la VII Feria realizada en honor a la Virgen de Nuestra Señora de la Chiquinquirá, Patrona de los zulianos conocida popularmente como “La Chinita”. Su Feria está considerada como una de las más alegres de Venezuela.

El proyecto para la creación de la Plaza de Toros Monumental de Maracaibo, fue encomendado al arquitecto Edgardo González y su construcción estuvo a cargo de la Constructora MOVE, C.A., integrada por los ingenieros Bernardo Vera y Guillermo Montero. La plaza de toros fue construida con una capacidad de 18.000 personas y cómodo estacionamiento para 8.000 vehículos, dentro de un espacio disponible de 10 hectáreas. La obra fue dirigida por el Ingeniero Jefe, Bernardo Vera; El Ingeniero Residente, doctor Rafael Fernández; el Proyectista Arquitecto, Edgardo González y los Inspectores de la obra; doctores Ernesto Montiel, Roberto Atencio, Mario Núñez Montiel y el doctor Vesga. El Ingeniero Eléctrico fue Arístides Mendoza, siendo el Maestro de Obras, el Sr. Germán González.

Anteriormente, en el mismo terreno, había sido construida e inaugurada, el 19 de noviembre de 1966, la Plaza de Toros “La Trinidad”, cuya estructura fue realizada en base de hierro y madera con una capacidad para 12 mil espectadores. Los diestros que participaron el día de la inauguración del antiguo coso zuliano fueron: el “Cóndor de los Andes” César Faraco, Santiago Martín “El Viti” y Vicente Fernández “El Caracol”, lidiando toros mexicanos de “Peñuelas” y “Xajay”. Esta plaza de toros zuliana, estuvo en actividad desde 1966 hasta 1972, cuando la Comisión Taurina de Maracaibo, gracias a la diligencia y preocupación de su Presidente, el Dr. Guillermo Angulo López, solicitó al Concejo Municipal bajo la Presidencia del señor Numa Márquez que fuera dirigida por el Colegio de Ingenieros de Venezuela una exhaustiva evaluación del estado ruinoso de la Plaza de Toros. Después de proceder al completo análisis de la estructura de la obra a punto de colapsar, el Concejo Municipal de Maracaibo, decidió mediante un decreto clausurar definitivamente el viejo coso, para dar inicio a la construcción de una nueva plaza de toros más moderna y con mayor capacidad para el disfrute de todos los venezolanos, la Plaza de Toros Monumental de Maracaibo, ubicada entre la Circunvalación Nº 2 y la Avenida Goajira, al norte de la ciudad.

La nueva Plaza de Toros Monumental de Maracaibo, fue bendecida el 14 de noviembre de 1972 por el Reverendo Padre Ángel Ríos Carvajal, quien durante muchos años ocupó sitio de honor como Párroco de la Basílica de “La Chinita”.





Vista de la Plaza de Toros Monumental de Maracaibo, Estado Zulia (Venezuela), durante su construcción. Año 1972. (Foto: Archivo Hnos. Dupouy Gómez)

Reseñaban los cronistas taurinos: “La Plaza de Toros Monumental de Maracaibo, es preciosa. Ruedo grande; callejón justo; burladeros bien ubicados; enfermería dotada de todo lo necesario, muy amplia y con cuatro camas de hospitalización. Los corrales están preparados para separar toros con facilidad sin molestar el ganado. Es fácil el desencajonamiento y los accesos a los toriles. La Capilla es hermosa, con mosaicos del Táchira y en el frente, la Virgen de la Chiquinquirá. Al lado derecho, la Virgen de Guadalupe, Patrona de México y al lado izquierdo, la Virgen de la Esperanza, la popular Macarena. La plaza tiene fácil acceso y salida, contando con cómodas localidades”.


LA CORRIDA INAUGURAL


El día de la inauguración de la plaza se registró un lleno hasta la bandera. Varios aficionados que tenían adquiridas sus localidades numeradas, se quedaron sin poder entrar, generándose algunas protestas. Una de las puertas de acceso a la plaza fue derribada y tuvo que intervenir la fuerza pública para establecer el orden.

El cartel inaugural lo integraron tres matadores de toros de distintas nacionalidades: el famoso diestro español Sebastián Palomo Linares, vistiendo un traje salmón y plata, el mexicano Eloy Cavazos, de blanco y oro y el “Príncipe del Toreo” de Venezuela Carlos Martínez Gómez, de azul y oro, quien utilizó el mismo traje de luces con el que había tomado la alternativa, cinco meses antes, en Valencia (Venezuela), el 17 de junio de 1972 siendo su Padrino Luis Miguel Dominguín, actuando como testigo Palomo Linares. Cabe destacar que este mismo año 2012, se cumplieron 40 años de su alternativa.

Se lidiaron toros de la ganadería mexicana de “Valparaíso” de don Valentín Rivero, vecino de Zacatecas y con divisa verde, blanca y celeste. Los toros estuvieron bien presentados en líneas generales, correspondiendo el primer toro lidiado en dicha plaza al diestro español Palomo Linares. El toro se llamó “Andaluz”, Nº 100, con 460 kilos de peso, negro, bien armado y cómodo de cabeza. El primer puyazo correspondió al picador español Francisco Atienza de la cuadrilla de Palomo. El primer par de banderillas lo colocó el venezolano José Salas. El primer brindis lo dedicó Sebastián Palomo Linares al público; sin embargo, poco pudo lucirse en su faena de muleta, porque el toro fue flojo y tardo en la embestida. En su segundo toro, Palomo Linares estuvo muy bien, siendo ovacionado durante su faena.

El diestro mexicano Eloy Cavazos, conquistó la histórica primera oreja que se otorgó en la inauguración de la Plaza de Toros Monumental de Maracaibo, cortándosela al toro de nombre “Farolero”, marcado con el número 105 y con 490 kilos. Estuvo muy variado con el capote, valentísimo con la muleta y escuchó música durante su faena que fue corta pero llena de hondura y pureza. Fulminó al toro de una gran estocada que el público premió con fuertes ovaciones obligando al diestro regiomontano a dar la vuelta al ruedo con el primer apéndice cortado en la Monumental de Maracaibo. En su segundo toro, estuvo nuevamente valiente y voluntarioso ante su enemigo, el pequeño gigante torero azteca.

El matador de toros Carlos Martínez Gómez, nieto del Benemérito General Juan Vicente Gómez, quien fuera Presidente de la República de Venezuela y gran aficionado e impulsor de la fiesta brava nacional, representó a Venezuela en la Corrida de la Inauguración de la Plaza de Toros Monumental de Maracaibo. Toreó con el capote con mucha clase, pero con la muleta le faltó la decisión que se precisa para ser torero y destacar en los primeros lugares. Sin embargo, gozó el torero de Maracay de amplios conocimientos. Es artista y sabe lo que hace, pero le faltó el ímpetu y la pujanza que debe disponer el torero cuando el toro no colabora. Dejó saborear su arte en tres lances con el capote, unos pases por bajo de su estilo y algunas pinceladas de buen toreo.

La corrida fue transmitida en directo por “Radio Mara”, “Radio Zulia” y “Radio Maracaibo”.



INDULTO EN LA SEGUNDA CORRIDA DE FERIA

El 19 de noviembre de 1972, día siguiente de la corrida inaugural, se presentó una segunda tarde de toros en el nuevo coso Monumental zuliano. El cartel estuvo integrado por el diestro venezolano Joselito Torres y los matadores de toros españoles Francisco Rivera “Paquirri” y Antonio José Galán. Se lidiaron toros de la ganadería “Las Mercedes” de los Herederos del Dr. Ernesto González Piedrahita, de Cali (Colombia) con divisa verde y blanca.

El diestro venezolano Joselito Torres, después de una ausencia de un año sin torear, se mostró voluntarioso y con deseos de agradar. Cumplió matando certeramente a sus enemigos sin lograr el triunfo esperado.

Francisco Rivera “Paquirri”, estuvo muy bien en su primer toro, al que recibió con su popular larga cambiada de rodillas, levantado al público de sus asientos. Puso unos excelentes pares de banderillas y con la muleta derrochó mucho valor, logrando una buena faena, cortándole una oreja al toro “Tequila”, número 101, siendo éste el primer toro que saltó al callejón en la nueva plaza de toros zuliana. Al segundo toro de “Paquirri”, le pusieron “banderillas negras” como castigo por su mal comportamiento, resultando muy manso y huidizo.

Antonio José Galán, se convirtió en el triunfador indiscutible de la VII Feria de La Chinita de 1972, que el día anterior había inaugurado la nueva Plaza de Toros Monumental de Maracaibo. Galán armó un auténtico lío con el capote y la muleta al toro “Monitor”, Nº 99 de 470 kilos de peso. La música acompañó su torerísima labor con ambas manos. Excelentes naturales, lentos, suaves, bien templados y mandones hilvanó el valentísimo torero de sonrisa fácil. Conquistó al público con su toreo de corte tremendista. Galán, que además de buen torero resultó simpatiquísimo a la afición, entró a matar con una banderilla que dejó en todo lo alto del morrillo y al toro “Monitor” le fue perdonada la vida pasando a la historia de la Monumental de Maracaibo como el primer toro indultado en dicha plaza. Antonio José Galán, dio varias vueltas al ruedo con las dos orejas y rabo simbólicos bajo una ensordecedora ovación y la grata compañía del ganadero González Piedrahita. Finalizó la gran tarde de Galán, cortando una tercera oreja, siendo llevado en hombros de la multitud por la Puerta Grande, convirtiéndose en el primer torero que lo logró en la nueva plaza de toros maracaibera.

Las autoridades que presidieron ambos festejos fueron: el Dr. Guillermo Angulo López bajo la Presidencia, el Dr. Luis Ernesto Navarro como Asesor Técnico, el Dr. Simón Bromberg como Cirujano Jefe, el Dr. Hermilio Ríos y Ender Cobo, Veterinarios y Carlos González y Pablo Chacín, Alguacilillos.

En el mes de julio de cada año, la Alcaldía promueve la “Corrida de la Municipalidad”, cuyo fin es benéfico. La popular “Feria Internacional de La Chinita”, se celebra entre el 14 y 18 de noviembre con gran alegría en honor a su Patrona. Son cuatro días llenos de festejos, desfiles, bailes, corridas de toros y gaitas. De todos los lugares del país acuden viajeros para disfrutar de estas festividades llenas de colorido y de ese grato sabor que sólo le sabe imponer el zuliano a sus fiestas. Al torero triunfador de la feria se le entrega, como máximo galardón, el “Rosario de Oro de la Virgen de la Chiquinquirá”.


El recordado diestro español Antonio José Galán ganador del “Rosario de Oro de la Virgen de la Chiquinquirá”, al cortar tres orejas y un rabo en la segunda corrida efectuada en la Plaza de Toros Monumental de Maracaibo, el 19 de noviembre de 1972. (Foto: Moreno. Archivo: Hnos. Dupouy Gómez).




PASODOBLE “SOL DE MARACAIBO”


El pasodoble titulado “Sol de Maracaibo” fue creado por el pianista y compositor zuliano Marco Tulio Soto, para entonar sus notas el día de la inauguración de la Plaza de Toros Monumental de Maracaibo. Su letra es la siguiente:


“Con cielo de luz de oro
tarde de toros
va a comenzar.
Con arte, llenos de honores
los matadores
van a lidiar.

Ya suena el clarín su llamado
se escucha el furor del timbal,
y todo, pintado,
con este sol tropical.

Sol, de Maracaibo
ciudad que tiene sabor andaluz,
con salero y garbo
va derrochando su brillante luz.

Sol, de Maracaibo
que dan reflejos de la Madre España,
nada, a su fulgor empaña
y en las tardes de toros
su deslumbre es mayor.
Se oye, en mil voces de coros
el ¡olé! hacia el torero,
en el coso vibrante bañado de sol”.


(Letra del pasodoble “Sol de Maracaibo” de Marco Tulio Soto)

Que Dios y la Virgen de la Chiquinquirá, bendigan a la Plaza de Toros Monumental de Maracaibo en su 40º Aniversario y a los aficionados taurinos para que sigan defendiendo con firmeza su cultura y tradición.


Rafael Dupouy Gómez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores