4/3/12

Padilla corta una oreja al toro de su reaparición en Olivenza

Antes del paseíllo compartió con sus alternantes. Foto: Arjona, aplausos.es

* El paseíllo arranca con diez minutos de retraso en jornada de tremenda expectación

* El jerezano, obligado a saludar por el público puesto en pie entre gritos de ¡torero, torero!

tomado de: alausos.es - por Carlos Crivell

Olivenza está viviendo una de las tardes más esperadas por todo el toreo, la de la reaparición de Juan José Padilla. Ante un lleno imponente -la gente sigue acomodándose y se ha colgado en taquillas el cartel de "No hay billetes"-, la expectación es tremenda y, pasados diez minutos de la hora prevista del comienzo del espectáculo, los toreros aún no habían podido trenzar el paseíllo. Padilla, vestido de verde esperanza y oro con bordados de hoja de laurel que simbolizan el triunfo, está arropado para la ocasión por prácticamente todo el toreo que se ha dado cita en la ciudad oliventina.

A las seis menos veinte se abrió el portón de cuadrillas y los tres toreros al mismo tiempo salieron al ruedo entre el clamor general. Morante viste de negro y oro y Manzanares de nazareno y oro. Se escucharon gritos de ¡torero, torero! y el jerezano fue obligado a saludar tras el paseíllo. Antes de saludar, se abrazó con efusividad a su hombre de confianza, Diego Robles, y a su amigo Adolfo Suárez Illana. Luego, invitó a sus compañeros a compartir la ovación del respetable. El toro de su reaparición atiende por "Trapajoso", nº 53, mulato chorreado, de 480 kilos.

1º) El primero de Cuvillo no valió para el lucimiento. El toro, muy parado, reservón y esperando siempre, le hizo la vida imposible al jerezano, que anduvo bien con el capote -a la verónica y en un galleo por chicuelinas-, sobrado en banderillas -con dos pares cuarteando y un tercero al violín- y esforzado y tesonero con la muleta. Lástima que el toro se apagara tan pronto. Mató de estocada corta ligeramente trasera y paseó una cariñosa oreja. Las sensaciones son más que positivas; se siente al torero en perfectas condiciones físicas y mentales. Esta primera faena la brindó a los doctores Val-Carreres y García Perla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores