19/2/12

Siete orejas y un merecido indulto en la segunda de Mérida

Al final, Talavante y “El Fandi” salieron a hombros de la plaza junto al feliz ganadero Carlos Roldán y José Luis Rodriguez en tarde inolvidable. Foto: Comana

* Tarde para el recuerdo

Desde Mérida: Jesús Ramírez “El Tato”

Tarde de triunfo y emotividad verdadera en la plaza “Román Eduard(o Sandia” de Mérida en la segunda de feria. La ganadería colombiana de “San Sebastián de las Palmas” se ha cubierto de gloria una vez más con la bravura y nobleza de sus toros, bien presentados, con recorrido y nobleza que han obligado a David Fandila “El Fandi” a torear con reposo y temple con la muleta, para lograr el indulto mas merecido de los últimos años en el país.

Daba gusto ver la plaza Román Eduardo Sandia con ese lleno a reventar en todas las localidades. Ha sido una corrida de esas que no se olvidan, porque hubo la presencia en la plaza del toro bien presentado, armónico y además embistiendo con nobleza.

Otto Rodríguez ha podido cortar la oreja del primero: un bravo toro de recorrido, que el diestro valenciano ha toreado con reposo con la diestra hasta hacer explotar la música y que ha despachado de pinchazo y estocada para recibir la ovación desde el tercio.
Un bonito toro fue el cuarto, que aparentaba estar reparado de la vista y que para colmos parecía estar lesionado de una pata delantera. La comisión taurina ordenó devolverlo, pero el astado ni con las madrinas regresó a los corrales. Creo que Florito, de Las Ventas, tampoco hubiese podido, y entonces, entre gritos y consignas políticas en los tendidos, y la negativa del toro de regresar a los corrales obligó a Otto a matar al bonito toro.
Salió un bravo sobrero: de negra pelambre, bien armado, que le permitió a Otto estar a gusto en una faena de calidad y decisión, para cortar una merecida oreja.

David Fandila “El Fandi” tuvo su mejor tarde en Venezuela; primero por la calidad de los astados que le tocaron en suerte; y luego, por la seriedad que imprimió a sus ejecutorias. Fue una tarde redonda para el granadino.
Al segundo de la tarde, le cortó dos orejas y al otro: un toro de excepción por lo bien hecho, bravo, con nobleza extrema; tras larga faena muy seria y torera, recibió las dos orejas simbólicas, tras un indulto merecido.
Pienso, sin temor a equivocarme, que ha sido la mejor tarde de este torero en nuestro país; porque lo vimos toreando con reposo, enjundia y torerismo. No se cansó de torear al bravo astado de Carlos Roldán.

Alejandro Talavante tuvo tarde de plena entrega y decisión. Su estoico toreo de valor seco se impuso con el primero suyo: a milímetros de los pitones, templando y mandando, sin ceder terreno, hilvanando los muletazos con plena entrega. Mató de estocada y recibió las dos orejas merecidas. El último de la tarde fue otro motivo de entrega del diestro español que oyó hasta la música pero no remató con la espada.

Una tarde de éxito merecido e inolvidable. Siete orejas merecidas. Toros embistiendo con nobleza y toreros en pos del triunfo y con los aficionados saliendo de la plaza pegando muletazos de emoción y entusiasmo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores