19/9/10

La verdad sin temor

Por: Giovanni Cegarra.

Siempre la he dicho y es que no puedo decir lo que no es; y en el mundo del toro no podemos hablar, comentar y escribir que todo ha sido bueno cuando tenemos al frente otra realidad; vemos cómo se desfigura la esencia del arte de torear, cómo decir que es excelente una faena carente de profesionalidad cuando torean con payasadas y observamos cómo en nuestras Plazas de Toros fijas y portátiles, salen toros anovillados; no se puede mentir tan descaradamente; al menos yo no puedo.

La verdad sin temor hay que decirla; no somos dueños de ella; pero debemos decir lo que es como es; y allá los que se molesten porque somos sinceros; no vivimos de la mentira piadosa.

Que me pueda equivocar en alguna apreciación, es valedero, lo reconozco, he sabido reconocer algún error.

La imparcialidad, la objetividad, la decencia profesional no puede compararse con el mentir por complacer, el esconder lo que está a la vista de todos; y duela a quien le duela, en Venezuela, años de años, que no vemos al toro, uno que otro por allá porque el resto son novillos con careta de toro.

Reconozco el esfuerzo empresarial para montar el espectáculo taurino pero muy cierto es que los encierros que últimamente se han lidiado en nuestras plazas, dan lástima; adquiridos a precios exhorbitantes, ejemplares de desechos de ganaderías que pasan de la vista gorda de Comisiones Taurinas Municipales, cómplices de lo que está dañando la Fiesta Brava.

La verdad debe decirse sin temor en el intrincado mundo del toro. Se contribuye a adecentarlo. Convencido estoy que por decirla no se pierden aficionados taurinos; ni van a dejar de ir a las Plazas de Toros; por el contrario, se ganan más, porque les abrimos los ojos, los educamos, los orientamos, les defendemos sus intereses, ellos se retratan en la taquilla, son un apéndice más, en el impulso de la Fiesta Brava.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos anteriores